Japón

Japón no tendrá emperatrices: cuáles son las últimas dos opciones que contemplan los conservadores

El alto apoyo que los japoneses dan a la sucesión femenina no importó al comité de asesores gubernamentales, que descartó la idea definitivamente.

La milenaria monarquía de Japón, la más antigua del mundo, descartó definitivamente que las mujeres de la familia imperial pueden ascender al Trono del Crisantemo. A pesar del apoyo popular, y la alarmante escasez de presuntos herederos, el comité gubernamental dedicado a evaluar soluciones al dilema sucesorio decidió que la sucesión femenina se encuentra fuera de discusión

Los asesores del gobierno que trabajan en una forma de resolver la crisis de sucesión que se avecina ni siquiera considerarán la opción”, escribió el londinense The Times. “El panel parece estar sometiéndose a la voluntad de quienes lo designaron: los políticos nacionalistas conservadores del gobierno de Yoshihide Suga, el primer ministro”.

Los tradicionalistas creen que solo los hombres pueden ascender al trono, pese a que a lo largo de los últimos 2.600 años (desde la fecha en que se cree que se fundó Japón) siete mujeres reinaron en nombre de emperadores que estaban incapacitados o eran menores de edad. La actual Ley de la Casa Imperial fue establecida en 1947, prohibiendo la sucesión femenina.

El panel de asesores, conformado por el ex presidente de la Universidad de Keio, Atsushi Seike, Tetsuro Tomita, presidente de East Japan Railway Co., y Mayumi Ohashi, profesora de derecho en la Universidad de Sophia, entre otros, decidió reanudar las discusiones centrándose en dos propuestas:

  • Una propuesta es permitir que las mujeres miembros de la Familia Imperial permanezcan en la familia después de casarse con plebeyos, ya que actualmente deben dejar a la familia después de tales matrimonios, según la Ley de 1947. Ello permitiría que la familia real no disminuyera en número y pueda continuar cumpliendo con las actividades oficiales que le solicita el Gobierno.
  • La segunda propuesta es permitir que la Familia Imperial “adopte” a los descendientes masculinos de antiguos miembros del Linaje Imperial, que perdieron sus títulos nobiliarios y estatus en la corte imperial también debido a la Ley de 1947. Esta idea fue apoyada públicamente por el anterior primer ministro, Abe Shinzo.

Algunos conservadores proponen incluso la concertación de matrimonios de las princesas solteras (entre ellas Aiko, hija del emperador Naruhito y la emperatriz Masako) con los hombres de las familias Kuni, Kitashirakawa, Kaya, Asaka, Higashikuniy Takeda y otras seis familias descendientes de antiguos emperadores, para volver a incluirlos en el Linaje Imperial.

El panel reiniciará sus discusiones sobre cómo garantizar una sucesión imperial estable después de que los funcionarios de la secretaría completen la investigación y los estudios, además de entrevistas con expertos en el sistema imperial y la historia de Japón. Sin embargo, ya desterró la idea de permitir la sucesión femenina, diciendo que esto debería discutirse cuando el príncipe Hisahito -el único sobrino varón del emperador, de 14 años- ascienda al trono.

Con 13 mujeres entre los 18 miembros de la familia imperial actual, las restricciones truncan severamente la línea de sucesión. En 2019, el emperador Akihito abdicó alegando cansancio. Cuando su hijo, Naruhito, ascendió al trono, dejó al hermano del nuevo emperador, el príncipe heredero Akishino, y a Hisahito como los únicos dos herederos viables en el plan de sucesión. El otro candidato elegible, el príncipe Hitachi, tío del emperador Naruhito, tiene 85 años.

Monarquias.com