Suecia

La familia real de Suecia volvió a reunirse en la “isla del sol y el viento”: un “reencuentro largamente esperado”

La familia real, que permaneció distancia durante más de un año por la pandemia de Covid-19, comparte las vacaciones en el castillo de Solliden.

El verano europeo ha vuelto a reunir a la familia real de Suecia, que desde el inicio de la pandemia de Covid-19 se había visto obligada a permanecer distanciada. Así se comprobó después de que la corte real publicara en Instagram una hermosa fotografía de las tres generaciones de la dinastía Bernadotte.

Un reencuentro largamente esperado para la Familia Real, que después de mucho tiempo en diferentes lugares ahora puede volver a reunirse en la ‘isla del sol y los vientos’”, escribió la familia real en Instagram y agrega: “Les deseamos a todos un verano feliz”.

Tomada en el castillo de Solliden, en la isla de Oland, la foto muestra al rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia rodeada de sus tres hijos (Victoria, Carlos Felipe y Madeleine), su nuera (la princesa Sofía), sus dos yernos (el príncipe Daniel y Chris O’Neill) y sus ocho nietos (Estelle, Oscar, Alejandro, Gabriel, Julian, Leonore, Gustav y Ariane).

Los perros de la familia real también aparecen en la imagen: junto al rey Crlos Gustavo se ve a su perro rastreador bávaro Brandie. Cavapoon Rio, que es el perro de la familia de la princesa heredera Victoria, aparece junto a la princesa Estelle.

Desde el inicio de la pandemia, la familia real se mantuvo separada: los reyes pasaron meses aislados en el castillo de Stenhammar, la princesa heredera victoria y su familia se quedaron en el palacio de Haga y el príncipe Carlos Felipe en su residencia de Solbacken. La princesa Madeleine y su familia se quedaron en Florida (EEUU) y no visitaron Suecia en un año y medio.

Debido a la pandemia, la familia permanecerá junta más tiempo este año y probablemente seguirán los conciertos durante el verano”, dijo previamente al diario sueco Expressen la jefa de prensa de la corte real, Margareta Thorgren.

La familia real sueca, que permanece en Oland desde el inicio del verano, volverá a ser vista el 14 de agosto, en el momento del bautismo del tercer hijo los príncipes Carlos Felipe y Sofía, Julián, duque de Halland. El evento se llevará a cabo en la pequeña iglesia del castillo de Drottningholm, y solo se ha invitado a una multitud exclusiva. Después del bautismo, los reyes ofrecerán una recepción en el castillo de Drottningholm.

Monarquias.com