Belgica

Astrid y Delphine de Bélgica, la inesperada cercanía de las hermanas en la Fiesta Nacional

La hija de la reina Paola, “que en el pasado encontraba a Delphine una molestia” se acercó a ella fuera del alcance de las cámaras para mostrarle su apoyo. “La actitud de la princesa Astrid lo dijo todo”, destacó el periodista Wim Dehandschutter.

Los periódicos belgas destacaron este jueves la cercanía de la princesa Astrid de Bélgica con su hermana, Delphine, en el desfile militar de la Fiesta Nacional a la que la hija extramatrimonial del rey Alberto II fue invitada por primera vez.

Tengo que decirte que me impresionó la reacción de Astrid (según yo, espontánea). Impresionado de manera positiva”, declaró a MONARQUIAS.COM el periodista belga Wim Dehandschutter, corresponsal de la realeza del diario Het Nieuswblad.

VIDEO: WIM DEHANDSCHUTTER / TWITTER

El periodista escribe que la artista Delphine Boel, reconocida oficialmente en octubre de 2020 como princesa de Bélgica, recibió un “apoyo inesperado pero significativo” de la princesa Astrid. La hija del rey Alberto II y Paola se había mostrado reticente a reunirse con su hermana, según los informes divulgados durante la batalla legal que Delphine mantuvo contra su padre.

La actitud de la princesa Astrid lo dijo todo”, destacó Dehandschutter al relatar la cercanía de las hermanas cuando estaban lejos del alcance de las cámaras. “Cómo caminó enfáticamente junto a la princesa Delphine al llegar al desfile y comenzó la conversación con ella. Y sobre todo cómo recibió a su ‘nueva’ media hermana al final”.

VIDEO: WIM DEHANDSCHUTTER / TWITTER

“Fue algo sorprendente”

“En el camino de regreso al palacio, Astrid se detuvo de repente y se volvió para acercarse a Delphine, que debía estar caminando en algún lugar detrás de ella. La esperó y, charlando con ella, caminó hacia el palacio”, relató el periodista, que asistió al desfile y mostró videos del momento en su cuenta de Twitter.

“Por cierto, fue algo sorprendente que la princesa Astrid se preocupara por el destino de Delphine. Ella, de todas las personas, la querida del rey Alberto. Ella, que en el pasado respaldaba al cien por cien a su padre y siempre encontraba a Delphine una molestia”, escribió el cronista.

El contacto de Delphine con el príncipe Laurent, por otro lado, fue bastante difícil en el área pública”, declaró el cronista. El protocolo ubicó a Astrid -con su esposo Lorenz de Austria-Este- más cerca del palco de los reyes y a Delphine en el lugar más remoto, separada de su hermana por el príncipe Laurent. El príncipe “solo inició una breve conversación con ella una vez. El resto del tiempo la ignoró”.

MONARQUIAS.COM