Historias

El esplendor de Drottningholm, el castillo donde será bautizado el príncipe Julian de Suecia

Data del siglo XVIII y la familia real se mudó al castillo en 1981, diez años antes de que fuera nombrado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Con su magnífica ubicación, el Castillo de Drottningholm, a las afueras de Estocolmo, ha proporcionado a lo largo de los siglos un escenario magnífico para las fiestas y ceremonias de la monarquía de Suecia. Y es precisamente allí donde la familia real se reunirá en agosto para asistir al bautismo del príncipe Julian, hijo de Carlos Felipe y Sofía y octavo nieto de los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia.

Desde que en 1744 se celebró allí la boda de la princesa Luisa Ulrica de Prusia y el futuro rey Adolfo Federico, Drottningholm ha sido el centro de las más brillantes fiestas reales. El príncipe Bertil (tío del rey Carlos Gustavo) se casaron allí en 1976 con la plebeya británica Lilian Davies. La princesa Madeleine, que nació en Drottningholm, celebró allí su fiesta de bodas en 2013, y bautizó a sus tres hijos en la pequeña capilla octogonal.

El nombre Drottningholm tiene su origen a finales del siglo XVI, cuando el rey Juan III hizo construir aquí el castillo original para su esposa polaca, la reina Katarina Jagellonika. El castillo actual se empezó a construir en 1662 y desde un principio estaba destinado a la representación y al alojamiento de invitados de alto nivel. El castillo del siglo XVI se había incendiado hasta los cimientos el 30 de diciembre de 1661.

Después del devastador incendio, la reina Hedvig Eleonora encargó al arquitecto Nicodemus Tessin el Viejo la construcción de un castillo, y en 1662 se comenzó a construir el castillo actual. Creó una serie de interiores que se consideran los más importantes del país desde el Barroco temprano. Estos incluyen el hueco de la escalera, el Ehrenstrahlsalongen y no menos importante la Cámara de la cama del desfile de Hedvig Eleonora.

A la muerte de Tessin el Viejo en 1682, su hijo Nicodemus Tessin el Joven asumió la tarea más joven para completar la construcción del gran castillo. Drottningholm pasó a ser entonces el castillo de las reinas y en 1744 el castillo fue entregado como regalo de bodas a la princesa Luisa Ulrica de Prusia cuando se casó con el heredero sueco al trono Adolfo Federico.

La época de Luisa Ulrica en Drottningholm fue la edad de oro cultural del castillo. Provisto de interiores en rococó de inspiración francesa, muchos de los científicos más destacados de la época se reunieron allí. Durante la vida de Luisa Ulrica, el castillo también fue dotado de una brillante biblioteca y su famoso teatro. En 1777, el estado sueco compró Drottningholm y Gustavo III fue el primer rey que habitó el castillo.

Hogar de la familia real sueca

Todos los miembros de la realeza sueca que vivieron aquí dejaron su huella en el interior del castillo después de cambiar estilos y tendencias de moda. Desde 1981 el castillo fue la residencia oficial de los reyes Carlos Gustavo y Silvia, quienes criaron allí a sus hijos, y en 1991 Drottningholm, junto con el castillo Kina, el teatro del castillo y el magnífico parque del castillo fueron incluidos como el primer sitio del patrimonio mundial de Suecia por la Unesco.

El príncipe Julian será bautizado en la capilla de Drottningholm el próximo 14 de agosto, en una ceremonia dirigida por el capellán de la Corte, el obispo Johan Dalman, y el pastor de la Iglesia Parroquial de la Corte, Michael Bjerkhagen. Julian, duque de Halland, nació el pasado 26 de marzo en el Hospital Danderyd de Estocolmo y el tercer hijo del príncipe Carlos Felipe y su esposa Sofía Hellqvist, duques de Varmland.

La iglesia circular donde se llevan a cabo los bautizos reales se inauguró en 1730 y desde entonces se ha utilizado continuamente. Tessin el Joven completó la construcción a principios del siglo XVIII, siguiendo los dibujos de su padre (Tessin el Viejo), mientras el trabajo interior se llevó a cabo bajo la dirección de Carl Hårleman y en 1730 la iglesia estaba lista para su uso. En los últimos años, cuatro nietos del rey (Leonore, Nicolás, Alejandro y Gabriel) han sido bautizados en su altar.

Monarquias.com