Historias

Efemérides: hace 70 años, el joven príncipe Balduino se convirtió en rey de Bélgica

Nacido en 1930, huérfano de madre a los cinco años y prisionero de los nazis, la vida de Balduino parece estar marcada por la tragedia.

El 16 de julio de 1951, hace 70 años, el rey Leopoldo III de Bélgica abdicó dramáticamente en medio de uno de los momentos más convulsos de la historia de su país. Aquel día, el monarca dejó la corona y una crisis institucional a su hijo mayor, el príncipe Balduino, quien con paciencia y bondad llegó a convertirse en quizás el monarca más amado de Bélgica.

Nacido en 1930 y huérfano de madre a los cinco años, la vida de Balduino parece estar marcada por una tragedia que continuó incluso durante su adultez, cuando su esposa, la reina Fabiola, sufrió abortos espontáneos que le impidieron formar una familia. Sus años de la segunda infancia y de la adolescencia también recorrieron un terreno sombrío a través de una serie de sucesos que allanaron el camino para que Balduino asumiera el trono a los 20 años.

En 1940, la familia real belga quedó bajo la custodia de la Wehrmacht -las fuerzas armadas de la Alemania nazis- en el castillo de Laeken tras la capitulación del rey Leopoldo III ante los alemanes. El monarca, que se negó a exiliarse, pensó que la mejor idea era quedarse en el país con su familia y ofrecer una resistencia pacífica. En el mismo período, se casó por segunda vez, en un matrimonio que contribuyó a arruinar su popularidad, su credibilidad y su reinado en un momento de ocupación del país por una fuerza extranjera.

En 1944, el III Reich en retirada se llevó al rey hacia tierras alemanas, donde la familia real al completo (incluido el príncipe Balduino) fue hecha prisionera hasta la liberación. Se abrió entonces la llamada “Cuestión Real”, un intenso y violento debate entre partidarios y detractores de Leopoldo III, con motivo de su comportamiento durante la ocupación.

Un referéndum organizado en 1950 arrojó un resultado favorable al retorno del rey, pero la holgada diferencia entre los votos profundizó la división del país (Flandes a favor y Valonia en contra) hasta el punto que Leopoldo III decidió abdicar para evitar una guerra civil. El príncipe Balduino, nuevo rey, era entonces un joven de 20 años.

Monarquias.com