Historia de la Tiara Stuart, protagonista del viaje de Máxima de Holanda a Alemania


La reina Máxima de Holanda, consorte del rey Guillermo Alejandro, volvió a lucir la espléndida Tiara Stuart, perteneciente al tesoro privado de la Casa de Orange, en una cena de gala que tuvo lugar en Alemania, con motivo de una visita de Estado.

Se trata de la segunda vez que la reina utiliza esta joya: la utilizó en 2018, durante un viaje a Luxemburgo, después de más de 45 años en que la tiara estuvo guardada.

La tiara original fue creada en 1690 como un regalo del príncipe holandés Guillermo de Orange a su esposa, la princesa María Estuardo, futura reina de Inglaterra. La diadema contenía un gran diamante de 39,75 quilates (el diamante «Holland«) tallado en forma de corazón que costó entonces 30.000 libras.

La reina María II lució la tiara en las ocasiones cortesanas más especiales hasta su muerte, en 1694. Como no tuvo hijos, su hermana menor y sucesora, la reina Ana, reclamó la joya como suya pero Guillermo III, rey hasta 1707, se negó a entregarla.

Tras la muerte de Guillermo, la familia Orange-Nassau heredó el diamante y se lo llevó a Ámsterdam, donde pasó a ser parte de la colección de la familia real de los Países Bajos desde 1815, aunque retornó brevemente a Inglaterra cuando una hija del rey Jorge II se casó con el príncipe gobernante Guillermo IV de Orange.

La reina regente Emma, viuda de Guillermo III de Holanda, tomó el diamante Holland para crear un que llevó en un viaje a Londres en 1882. Su hija, la reina Guillermina (1880-1962), encargó a la joyería «Schürmann & Co» la creación de una impresionante tiara adornada con el diamante, que utilizó en su entronización en Ámsterdam en 1898.

En 1901, Guillermina utilizó la tiara en su boda con el príncipe Enrique y en las siguientes décadas se vio frecuentemente esta joya hasta que la reina Juliana (1909-2004) la utilizó por última vez en 1972. Desde entonces, la tiara de diamantes estuvo archivada en el tesoro de la casa real a la espera de Máxima. En valioso diamante Holland, sin embargo, esta vez se quedó en casa.

Monarquias.com