El rey de Holanda fue copiloto del avión que lo llevó en viaje de Estado a Alemania

El rey de Holanda fue copiloto del avión que lo llevó en viaje de Estado a Alemania

El rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos ejerció como copiloto en el Boeing 737 que lo llevó a él, a la reina Máxima y a su comitiva en viaje oficial a Alemania, que comenzó este lunes 5 de julio. Esto se debe a que que procura acumular horas de vuelo para mantener sus licencias de piloto privado y comercial, adquiridas en 1985 y 1987.

El rey de Holanda descubrió siendo muy joven su pasión por la aviación, pilotando desde avionetas monoplaza hasta el bimotor de pasajeros Fokker 70 designado por la aerolínea KLM al transporte de la familia real. Cuando la compañía abandonó estos aviones, comenzó a entrenar para volar Boeing 737.

El rey de Holanda descubrió siendo muy joven su pasión por la aviación, pilotando desde avionetas monoplaza hasta el bimotor de pasajeros Fokker 70 designado por la aerolínea KLM al transporte de la familia real.

En 1989 y 1991 el entonces príncipe de Orange trabajó como piloto voluntario en Kenya, para una ONG de asistencia médica y para la oficina estatal de protección de la fauna salvaje. Desde 2001 tiene licencia para pilotar también grandes aviones de carga.

En una entrevista concedida en 2017, el rey Guillermo Alejandro reveló que llevaba más de veinte años pilotando aviones comerciales bajo el anonimato: “Es agradable la idea de volar a otros destinos un día, con más pasajeros, y recorrer distancias mayores. Ese es el motivo real para entrenar en un Boeing 737”, dijo.

En 1989 y 1991 el entonces príncipe de Orange trabajó como piloto voluntario en Kenya, para una ONG de asistencia médica y para la oficina estatal de protección de la fauna salvaje.

El rey afirmó entonces que lo más importante para él es tener una afición en la cual concentrarse completamente y dijo que volar es la mejor manera de relajarse: “Tienes un avión, pasajeros y una tripulación, y tienes una responsabilidad hacía ellos. No puedes llevarte los problemas contigo. Puedes desconectar completamente durante un tiempo y concentrarte en otra cosa”.

El rey dijo al diario De Telegraaf que nunca ha utilizado su nombre para dirigirse a los pasajeros y raramente ha sido reconocido con su uniforme y gorra de la KLM, pero admitió que algunos pasajeros reconocen su voz: “La ventaja es que siempre puedo decir que doy la bienvenida a los pasajeros en nombre del capitán y su tripulación, por lo que no tengo que decir mi nombre”.

Monarquias.com