Inglaterra

Isabel II lució un broche del tesoro familiar (con una gran historia) para recibir a Merkel

¿Cómo llegó esta joya de principios siglo XIX al joyero de la reina? Esta es su historia...

La reina Isabel II lució un broche del joyero familiar, que alguna vez perteneció al abuelo de su abuela, al recibir a la canciller alemana Angela Merkel en su vigésimosegunda oficial al Reino Unido, la última antes de dejar el cargo.

La reina ha demostrado una vez más que es la maestra de la vestimenta diplomática sutil después de usar un broche adquirido por un antepasado en una subasta de Frankfurt para reunirse con la canciller alemana”, destacó el Daily Mail.

La reina Isabel, de 95 años, lució en su pecho el broche “Cambridge Emerald Cluster” durante la audiencia, que tuvo lugar en el castillo de Windsor. La joya consta de una esmeralda central rodeada por dos círculos de diamantes, mientras que un gran colgante desmontable está suspendido por una cadena deslumbrante con un detalle de hoja.

La reina Isabel, de 95 años, lució en su pecho el broche “Cambridge Emerald Cluster” durante la audiencia, que tuvo lugar en el castillo de Windsor.

La joya fue heredada por la reina en 1953, al morir su abuela, la reina María (viuda de Jorge V). Las esmeraldas habían sido regalada a María de Teck por sus abuelos, el príncipe Adolfo Federico, duque de Cambridge (hijo de Jorge III), y su esposa alemana, Augusta de Hesse-Casell.

En 1818, los duques de Cambridge participaron de una lotería benéfica cuando estaban en Frankfurt y ganaron una caja de alrededor de 30 esmeraldas cabujón. Las esmeraldas fueron heredadas por la hija de los duques, María Adelaida de Cambridge, duquesa de Teck, y pasaron al príncipe Francisco de Teck tras la muerte de sus padres.

Adolfo Federico, duque de Cambridge, hijo del rey Jorge III.
La reina María, nieta del duque de Cambridge

Cuando el príncipe Francisco, conocido por ser mujeriego y apostar, murió repentinamente de neumonía en 1910 a los 39 años, dejó sus preciadas joyas familiares, conocidas como las Esmeraldas de Cambridge, a una amante, Ellen Constance, condesa de Kilmorey, de quien se rumoreaba que había tenido un hijo secreto.

Por temor a un escándalo justo antes de su coronación, María de Teck hizo sellar el testamento de su hermano y se quedó con las joyas familiares comprándolas a la condesa por 10.000 libras esterlinas. Más tarde, la reina usó las esmeraldas para crear el broche y su tiara “Delhi Durbar”, que utilizó durante la coronación de su marido como Emperador de la India en 1911.

Monarquias.com