Acusado de sedición, el príncipe Hamzah de Jordania no podrá testificar ante el tribunal

Acusado de sedición, el príncipe Hamzah de Jordania no podrá testificar ante el tribunal

Un tribunal militar jordano rechazó el pedido de la defensa para que el ex príncipe heredero Hamzah de Jordania y otras personas de su entorno testifiquen como testigos en el caso abierto contra un ex confidente real acusado de desestabilizar la monarquía.

“Los expertos legales han cuestionado la legalidad de un juicio cuando el hombre en el centro del caso, el príncipe Hamza, no está en el banquillo de los acusados”. Pero las autoridades han dicho que el proceso judicial es justo, informó Reuters.

El príncipe Hamza, hijo del fallecido rey Hussein y hermanastro del actual monarca Abdallah II, fue acusado de estar en contacto con descontentos miembros de tribus poderosas que dominan las fuerzas de seguridad y constituyen la base del apoyo a la monarquía hachemita.

El príncipe, de 41 años, evitó cualquier proceso legal en abril después de jurar lealtad al rey en una reunión de príncipes reales, desactivando una crisis que lo había llevado a su arresto domiciliario.

Los cargos, sin embargo, siguen abiertos contra el ex consejero real Bassem Awadallah, acusado de intentar socavar el sistema político de Jordania, cometer actos que amenazan la seguridad pública y sembrar la sedición.

El abogado defensor Mohammad Afif dijo que la decisión del tribunal militar de no tomar testimonio de una lista de posibles testigos de la defensa, que también incluye al primer ministro y otros príncipes, sugirió que el veredicto podría ser rápido.

El tribunal militar ha mantenido en secreto sus procedimientos desde que comenzó el juicio la semana pasada. El caso de la fiscalía se basa en mensajes de voz interceptados por las fuerzas de inteligencia que supuestamente muestran cómo el príncipe Hamzah estaba esperando el momento adecuado para actuar.

Los abogados de Bassem Awadallah dicen que no hay evidencia de ningún complot que dependiera de cómplices dentro del ejército y las fuerzas de seguridad. Las autoridades dicen que cortaron de raíz un golpe potencial contra la monarquía.

El caso sorprendió a Jordania, porque expuso las divisiones reinantes dentro de la familia real hachemita, que en las últimas décadas siempre se presentó como un faro de estabilidad en una región volátil.

Los investigadores dicen que la evidencia muestra que el príncipe Hamzah quería que Awadallah usara su estrecha relación con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, para buscar apoyo convertir al ex príncipe heredero en rey.

Según los cargos que pesan en su contra, Awadallah tiene vínculos estrechos con altos funcionarios estadounidenses y prometió presionar en nombre del príncipe Hamzah en las capitales occidentales y Arabia Saudita.

Monarquias.com