La corona británica reconoce que no hace lo suficiente en términos de diversidad de sus empleados


El palacio de Buckingham admitió esta semana que debe “hacer más” para favorecer la diversidad entre el personal empleado por la familia real británica y publicó por primera vez las primeras estadísticas sobre el tema tras las recientes acusaciones de racismo.

No estamos en el nivel que quisiéramos estar, pese a nuestros esfuerzos”, dijo una fuente del palacio a la agencia de prensa PA. “Reconocemos que debemos hacer más”.

En Reino Unido, un 13% de la población es originaria de una minoría étnica, según datos del último censo, en 2011. Pero el palacio de Buckingham reveló en su balance financiero anual para 2020-2021 que la proporción de sus empleados surgidos de minorías étnicas solo es de 8,5%, aunque con un objetivo de 10% para 2022.

La misma fuente calificó de “etapa importante” la publicación de estas cifras, que estaban antes reservadas para un uso interno. Explicó que actuando así, el palacio espera “rendir cuentas sobre los avances que hemos realizado. Y si no avanzamos, debemos explicar la razón”.

En la entrevista concedida a Oprah Winfrey, el príncipe Harry, uno de los nietos de la reina Isabel II, y su esposa estadounidense Meghan Markle, contaron que un miembro de la familia real se había preocupado por el color de la piel de su primer hijo Archie Mountbatten-Windsor antes del nacimiento.

La reina Isabel II reaccionó y dijo que «tomaba muy en serio» las acusaciones de racismo, y se comprometió a tratarlos «en privado», subrayando que los «recuerdos pueden variar», con lo que parecía mostrar que no tomaba esas declaraciones como algo seguro. El hermano de Harry, Guillermo, también defendió a la familia real y dijo que “no somos para nada una familia racista”.

Monarquias.com