Eduardo de Inglaterra admite que viven un momento “muy triste” por los duques de Sussex


El príncipe Eduardo de Inglaterra (conde de Wessex) reconoció que el drama familiar que rodea a la salida de los duques de Sussex es “muy triste” y que Harry y Meghan están atravesando una situación “difícil” mientras buscan privacidad.

El hijo menor de la reina Isabel II, de 57 años, no pudo evitar el tema que vuelve a dominar los titulares de la prensa en entrevistas televisivas para conmemorar a su fallecido padre en el día en que hubiera cumplido 100 años.

Cuando se le preguntó sobre las tensiones familiares actuales, el conde le dijo a la cadena CNN: “Mire, extrañamente todos hemos estado allí antes, todos hemos tenido una intrusión y atención excesivas en nuestras vidas. Y todos lo hemos abordado de formas ligeramente diferentes, y escuche, les deseamos la mejor de las suertes. Es una decisión muy difícil”.

Cuando la BBC le preguntó sobre la decisión de los duques de Sussex de nombrar Lilibet a su segunda hija , una elección que ha provocado una disputa, el príncipe Eduardo simplemente respondió: “Bueno, solo les deseamos toda la felicidad”.

El conde definió el nacimiento de Lilibet Mountbatten-Windsor como una “noticia fantástica” y dijo que espera que el príncipe Harry y Meghan Markle “estén muy felices”. “Las familias son familias, ¿no es así, de verdad?”, reflexionó.

El príncipe Eduardo dijo, además, que su madre de 95 años está “realmente muy bien” desde la muerte de quien fue su esposo durante 73 años, en abril: “Creo que fue una asociación fantástica, pero durante las últimas dos semanas, la vida se había vuelto considerablemente más ocupada”, dijo a CNN sobre el creciente número de deberes públicos de la reina.

“Las cosas están comenzando a abrirse más, hay más actividades tan extrañamente que llenan cualquier vacío en particular. Creo que habrá otras ocasiones a lo largo del año en las que creo que se volverá un poco más conmovedor y un poco más difícil”, dijo Eduardo.

Creo que todos están en muy buena forma y están trabajando demasiado duro”, dijo el príncipe, quien además describió el funeral de su padre, en el Castillo de Windsor, como “particularmente conmovedor” dada la cantidad de familias que han perdido a sus seres queridos durante el año pasado debido al Covid-19.

“Hay muchísima gente que no ha podido expresar el respeto que les hubiera gustado tener. Creo que a mucha gente le hubiera gustado estar allí para apoyar a la reina”, dijo.

Monarquias.com