El nombre de Lilibet se convirtió en nuevo motivo de disputa de los duques de Sussex con el palacio

La reina Isabel II estaría “desesperadamente infeliz” con la elección del nombre para su 12ª bisnieta, afirman expertos.

A raíz de los informes de que la reina Isabel II no sabía que los duques de Sussex usarían su apodo privado “Lilibet” para su segunda hija, diversas fuentes dijeron al diario The Mirror que el príncipe Harry en realidad le informó a su amada abuela sobre la decisión de nombrar a su hijo como ella, incluso antes de conocer a Meghan.

Lilibet” es un apodo que se le dio a la monarca -ahora de 95 años- durante sus años de infancia cuando tenía dificultades para pronunciar su nombre completo. El príncipe Felipe, el difunto esposo de Isabel II, se refería con ese apodo a su esposa.

La BBC citó a una fuente del Palacio de Buckingham diciendo que a Isabel II no se le pidió permiso para usar su apodo de “Lilibet” para el segundo hijo de los Sussex, que nació el viernes. Y en una extraordinaria escalada de la guerra de información entre el palacio y Harry y Meghan, la pareja ordenó a sus abogados que dijeran a los medios de comunicación que la historia de la BBC era “falsa y difamatoria”.

Según “fuentes bien ubicadas”, el Mirror dice que Harry coqueteó con la idea de usar el nombre de su abuela, o al menos parte de él, para una futura hija hace mucho tiempo.

Harry siempre ha disfrutado de un vínculo maravilloso con su abuela, lo que hace que sea aún más extraño que haya hecho todo lo posible para amenazar la relación en los últimos años”, afirmó una fuente real en una referencia al príncipe Harry.

Han sido increíblemente cercanos y, como se puede imaginar, han compartido algunas conversaciones muy profundas y personales mientras Harry crecía, lo que continuó hasta hace muy poco”, afirmó la misma persona.

Según la fuente, “Harry nunca ha ocultado su deseo de tener una familia propia, y a menudo habla de lo maravilloso que sería tener un niño y una niña, a los que pudiera nombrar las dos mujeres más importantes de su vida, la reina y su madre”.

El príncipe “jugó” con la idea de utilizar a su madre Diana, quien falleció trágicamente cuando él tenía solo 12 años, pero “desconfiaba de la atención que sin duda atraería a la niña”, señala la fuente. “Al final, le mencionó a Lilibet a Meghan, cuando discutió los nombres potenciales para sus hijos y a ella le encantó la idea. Es un tributo apropiado a la reina y algo que mucha gente espera que acerque a la familia”.

El duque y la duquesa de Sussex anunciaron en enero de 2020 que dejarían sus altos cargos reales para comenzar una vida “financieramente independiente” y finalmente se mudaron a los Estados Unidos, donde lograron algunos acuerdos para aumentar el dinero con productores de contenido.

Este año, también comenzaron a dar algunas entrevistas profundamente personales sobre su experiencia en la institución real, alegando algunos matices racistas y desprecio por los problemas de salud mental por parte de la familia.

Para muchos, la selección del nombre señaló el intento de la pareja de reconstruir puentes con su familia extendida al otro lado del Atlántico. Otros, sin embargo, vieron una mera “ironía” y “cinismo” en la elección, sospechando que los antiguos miembros de la realeza de un elaborado “truco de relaciones públicas”.

Isabel II estaría “desesperadamente infeliz” con la elección del nombre

Según la biógrafa real Angela Levin, la reina estaba “desesperadamente infeliz” con la decisión de los Sussex de usar su apodo profundamente personal para su hijo nacido en Los Ángeles. Sin embargo, otros expertos señalan que era muy poco probable que la mudanza se hiciera sin el permiso de Su Majestad, aunque algunas fuentes insisten en que esto es exactamente lo que sucedió, o al menos un aviso de antemano.

Hablando en el programa Good Morning Britain, Levin dijo que la reina está disgustada: “Después de lo que sucedió, creo que ella está desesperadamente infeliz porque fueron desesperadamente groseros con ella. No creo que sea una buena idea. Creo que es bastante grosero con Su Majestad la reina”, dijo.

“Era un apodo muy privado de su esposo, que no había muerto por mucho tiempo. El príncipe Carlos nunca soñaría con referirse a su madre como Lilibet. Nunca lo usó; era un nombre especial, especialmente para el duque de Edimburgo”, añadió. Levin continuó diciendo la decisión de los duque sde Sussex era “degradante”.

Lilibet “Lili” Diana Mountbatten-Windsor nació el 4 de junio en el Santa Barbara Cottage Hospital en California, anunció la pareja el domingo, dos días después de su nacimiento. El Palacio de Buckingham dijo en un comunicado oficial, 90 minutos antes de que se hiciera el anuncio del nacimiento, que estaban “encantados” con la noticia.