Asia

A 20 años del crimen del rey Birendra: “Si estuviera vivo, Nepal seguiría siendo una monarquía”

La masacre de rey, hombre reverenciado por sus súbditos, sellaría el destino de la dinastía Shah, pero personas que conocieron al monarca asesinado aseguran que, si estuviera vivo, la monarquía de Nepal no hubiera caído.

Hace 20 años, el 1 de junio de 2001, el príncipe heredero de Nepal disparó contra su padre, el rey Birendra, su madre la reina Aishwarya y casi una decena de miembros de la familia real en un arrebato de ira. La masacre de rey, hombre reverenciado por sus súbditos, sellaría el destino de la dinastía Shah, pero personas que conocieron al monarca asesinado aseguran que, si estuviera vivo, la monarquía de Nepal no hubiera caído.

Si el rey Birendra estuviera vivo hoy, Nepal seguiría siendo una monarquía y habría dedicado todo su tiempo y energía a enfrentar un desafío como la pandemia de Covid-19”, dijo recientemente Vivek Shah, quien trabajó con Birendra como su secretario militar durante más de 27 años.

El ex cortesano agrega: “No hablaba mucho, pero cuando lo hacía, era una opinión profunda y considerada, y mostraba una gran compasión por las personas que lo rodeaban. Amaba y admiraba al pueblo nepalí y se preocupaba constantemente por la limitación de recursos del país para seguir adelante”.

“Si la trágica masacre no hubiera ocurrido, quizás Nepal aún podría ser una monarquía constitucional y el estado del país hubiera sido muy diferente de lo que es ahora”, reafirmó Vivek. “Trabajé con él durante más de 27 años y tenía los pies en la tierra, era sencillo y de buen corazón”.

Y agrega: “Trabajando con él durante tanto tiempo, hay una cosa que siempre cumplió: ‘Sea lo que sea, tengo que hacer todo lo que esté en mi capacidad para estar allí para mi gente’. Nepal no era solo su tierra natal, era toda su razón de ser. A menudo le preocupaba la falta de recursos para desarrollar el país y la agitación política y la insurgencia. La violencia y la guerra le preocupaban mucho”.

Nacido en 1945, Birendra Bir Bikram Shah Dev fue coronado en 1972, tras la muerte de su padre Mahendra. Sus súbditos lo reverenciaba como una encarnación del dios Vishnu. Los historiadores recuerdan que desde su niñez Birendra fue conocido por su comportamiento tranquilo, modales apacibles y una personalidad bondadosa de voz suave.

Educado en Darjeeling, Eton, Harvard y Tokio, Birendra nunca se sintió cómodo siendo un monarca absoluto. “Había hecho las paces con la idea de quedarse en un segundo plano”, recordó Bhekh Bahadur Thapa, quien era embajador de Nepal en India cuando tuvo lugar la masacre. “El rey Birendra odiaba la guerra y la violencia, y sabiendo que la insurgencia maoísta iba en aumento, estaba ansioso por encontrar una solución pacífica. En realidad, estaba trabajando en un plan de paz cuando ocurrió la masacre “.

Como príncipe heredero, y después de regresar del extranjero, Birendra viajó por todo Nepal disfrazado para comprender la situación socioeconómica de su pueblo. “En su mente, sabía que había Nepal más allá de Katmandú y su amor y devoción por su gente se mostraban en su profundo sentido de patriotismo”, dijo Thapa. “Una de las cosas más memorables que me dijo una vez fue: ‘Sabes, no soy como mi padre, tengo mi propia visión de mi país’. Esa frase todavía resuena en mis oídos hasta hoy”.

“Nunca he conocido a una persona más genuina que el rey Birendra”, recuerda ahora la ex princesa Ketaki, prima hermana del monarca. “Como persona, era un ser humano maravilloso y bueno. Era amable con todos. Rara vez escuché su voz levantada con ira. Hubo una etapa en nuestras vidas, cuando subíamos al jardín y nos metimos en muchos problemas por ello. Cuando era niño, era bastante travieso. Tenemos dos años y medio de diferencia. Fue muy amigable con todos nosotros, sus primos”.

“Una vez que se convirtió en el monarca reinante, Birendra fue una persona muy popular a la que todos amaban, y estoy seguro de que el país habría estado en mejores manos hoy si él todavía hubiera existido”, aseguró Ketaki, sobreviviente de la masacre que 2001. “Me hirieron en la masacre e incluso 20 años después, tengo que vivir con el terrible recuerdo… No he olvidado ni el más mínimo detalle de esa noche”.

Rajni Singh, primo hermano del difunto rey, afirmó por su parte: “Birendra y yo teníamos una diferencia de edad de aproximadamente 10 a 12 años. Estaba en la escuela o en la universidad cuando yo era pequeño. Por lo que pueda recordar de él, era una persona muy tranquila y de buen corazón. Durante esos días, teníamos la tendencia de coleccionar autógrafos, y recuerdo con qué dulzura me firmó un autógrafo y dibujó mi boceto”.

No todo el mundo sabe que él también fue un muy buen artista”, recordó Singh. “A menudo nos llevaba a dar un paseo cuando yo era niño. No hablaba mucho, pero escuchaba bien. También íbamos en el mismo vuelo a la escuela en Darjeeling. Siempre se aseguraba de venir a cenar y a las sesiones de cine con nuestras abuelas y cada vez que regresaba de su viaje al extranjero, siempre traía regalos para toda la familia. Tuve la suerte de recibir algunos regalos. Era una persona muy considerada y muy diferente al resto de la familia”.

Monarquias.com