Un antepasado de Meghan Markle podría haber trabajado en el Castillo de Windsor hace 160 años

Los familiares de la duquesa de Sussex han afirmado anteriormente que su tatara-tatarabuela, Mary Bird, trabajaba como sirvienta de la corte británica, pero ahora ha salido a la luz que en realidad era cocinera.

Meghan Markle y el príncipe Harry se conocieron y comenzaron a salir en 2016, pero resulta que la conexión podría remontarse a más de 160 años si se confirma que una antepasada de la duquesa de Sussex trabajó como cocinera de la reina Victoria.

Según una base de datos del personal de la Casa Real, hubo un trabajador llamado “M. Bird”, que apareció en el Libro de Desembolso Semanal del Castillo de Windsor, la residencia de los monarcas británicos a las afueras de Londres, en 1856.

Esto fue aproximadamente al mismo tiempo que Mary Bird, antepasada de Meghan Markle, estuvo en el Reino Unido, reveló el diario The Express. La mujer se casó más tarde con Thomas Bird, un zapatero irlandés que se desempeñó como oficial en el Ejército británico.

Su familia la repudió por esto y por eso la pareja decidió mudarse a Malta con el Ejército, donde se establecieron con su familia en 1862. Tuvieron dos hijos juntos, incluida la tatarabuela de Meghan, que también se llamaba Mary.

La familia pasó los siguientes 20 años viviendo en Malta, pero después de la muerte de su esposo, Mary y los niños emigraron a Canadá, antes de mudarse a Meredith y finalmente establecerse en New Hampshire. Mary Bird se casó con George David Merrill, con quien tuvo a Gertrude May Merrill, madre a su vez de Doris May Sanders, la abuela parterna de Meghan.

Monarquias.com