Un peluquero pone a la venta los regalos que recibió de sus clientes de la realeza


El peluquero personal de Camilla Parker-Bowles (duquesa de Cornualles) está vendiendo valiosos obsequios que recibió de parte de sus clientes de la realeza porque están “abarrotando” su casa. Se trata del estilista Hugh Green, cuyo talento y discreción lo colocaron por encima del resto de sus colegas después de que abrió su salón Belgravia, en Londres, en la década de 1970.

Chris Kirkham, director asociado de Hansons Auctioneers que está a cargo de la venta, dijo: “Es un privilegio administrar la venta de artículos con una procedencia tan rica y destacar la impresionante carrera de Hugh”

El hombre, que ahora tiene 77 años, recibió regalos de muchos de sus clientes famosos, entre los que se encontraban estrellas de cine y la realeza. Se hizo famoso por convertirse en el estilista personal y confidente de la duquesa de Cornualles y fue quien le peinó el cabello para sus fotografías de compromiso y para su boda civil con el príncipe Carlos en 2005.

La colección de los regalos que recibió en el transcurso de sus 50 años de carrera será subastada esta semana, y entre los artículos se encuentran dos cuchillos de plata, un reloj y un bolígrafo Du Pont, regalo del rey Hussein de Jordania, un tapón plateado de champán Tiffany grabado con las palabras «Con amor, Joan» que le dio Joan Collins mientras protagonizaba la exitosa serie de televisión Dynasty.

Entre los artículos que se venderán se encuentra un clip para billetes de plata esterlina con el emblema del Príncipe de Gales, que Carlos de Inglaterra le obsequió como agradecimiento por peinar Camilla para su fiesta de compromiso. Otros obsequios de la realeza incluyen un juego de gemelos de plata Cartier en estuche original que fue un regalo de la princesa Michael de Kent.

Hugh, originario de Portsmouth, ha trabajado como peluquero durante más de 50 años, y todavía sigue trabajando. Su esposa Jillie dijo: “La destacada carrera de Hugh no se basó solo en su talento, sino en su respeto por la discreción en todo momento. Su reputación creció en Londres en una época en la que la vida era mucho más glamorosa”.

Se celebraban bailes y bailes con regularidad y las visitas de estado real siempre estaban en el calendario”, recordó Jillie en declaraciones al periódico Wales OnLine. “Además de su propia clientela real y de la alta sociedad, a menudo se le pedía que atendiera a los royals visitantes de todo el mundo”.

“En 1976 abrió su salón en Ebury Street, Londres, y poco después Anna Harvey, entonces editora adjunta de Vogue, le pidió a Hugh que hiciera una sesión de fotos para la revista para anunciar el compromiso del príncipe Michael de Kent con la condesa Marie Christine von Reibnitz. En consecuencia, fue a Viena para la boda en 1978 y se ocupó de la princesa Ana y la princesa Alejandra, así como de la novia, ahora la princesa Michael de Kent”.

Según Jillie, la princesa Alejandra y Hugh se han mantenido en contacto y él ha viajado mucho con ella a Hong Kong y Bangkok y en giras reales de Canadá, Australia y Japón en el Royal Yacht Britannia”. “También fue a Amman, Jordania, para cuidar el cabello de la reina Noor durante el reinado del rey Hussein”, recordó.

Monarquias.com