Inglaterra

La BBC revisa sus políticas editoriales tras las revelaciones en torno a la entrevista con la princesa Diana en 1995

La corporación volvió a disculparse con la Familia Real después de que una investigación encontrara que el periodista Martin Bashir actuó de manera inapropiada y violó las pautas del medio. El informe dijo que la BBC “no alcanzó los altos estándares de integridad y transparencia que son su sello distintivo”.

La BBC llevará a cabo una revisión completa de las políticas editoriales de la corporación a raíz de las revelaciones que rodearon la entrevista de 1995 de Martin Bashir con Diana, Princesa de Gales. Además, se disculpó una vez más con la familia real.

En un comunicado el lunes 24 de mayo, la junta de la BBC dijo: “Aceptamos los hallazgos de Lord Dyson en su totalidad y reiteramos la disculpa que hemos ofrecido a todos los afectados por las fallas identificadas”.

Reconocemos el impacto que los eventos que describe han tenido en tantas personas, no menos en aquellas cuyas vidas fueron afectadas personalmente por lo sucedido. También reconocemos que las audiencias tenían derecho a esperar algo mejor de la BBC”, agregó.

Controversia sobre cómo surgió la entrevista

Según el conde Charles Spencer, quien le presentó a su hermana a Bashir después de que el periodista le mostrara extractos bancarios falsos que afirmaban que se pagaba a personas cercanas a la princesa para espiarla, el periodista también le dio a Diana al menos 32 documentos falsificados para asegurarse la entrevista a modo de venganza. Estos incluyeron extrañas acusaciones de que el príncipe Eduardo tenía Sida y que Carlos la estaba engañando con la niñera de sus hijos, Tiggy Legge-Bourke.

En declaraciones a The Sunday Times la semana pasada, Bashir desestimó la acusación de Spencer de que inventó mentiras sobre la familia real, sugiriendo que era “posible” que vinieran de la propia Diana. El periodista, que dejó su puesto de corresponsal de asuntos religiosos de la BBC el 14 de mayo por cuestiones de salud, admitió que se había “equivocado” al mostrarle a Spencer los documentos falsos, pero dijo que no creía que la entrevista fuera perjudicial para Diana.

Nunca quise dañar a Diana de ninguna manera y no creo que lo hiciéramos”, dijo Bashir. “Todo lo que hicimos en cuanto a la entrevista fue como ella quiso, desde que quiso alertar al palacio, hasta que fue transmitida, hasta su contenido… Mi familia y yo la amamos”.

Se cree ampliamente que la propia Diana nunca vio las falsificaciones hechas por Bashir y el diseñador independiente Matt Wiessler. Y en una nota recientemente publicada por la BBC, la Princesa de Gales escribió tras la entrevista que “Martin Bashir no me mostró ningún documento, ni me dio ninguna información que no conociera previamente”. La madre de los príncipes William y Harry también escribió que “no se arrepiente” de haber hablado.

¿Acto ‘honorable’ o ‘engañoso’?

“Nunca quise perjudicar a Diana de ninguna manera, y no creo que lo hayamos hecho”, declaró Martin Bashir en el Times.

La investigación de Lord Dyson sobre la entrevista concluyó la semana pasada que Bashir violó las reglas de la BBC al mostrarle a Charles Spencer los documentos manipulados en un intento por obtener acceso a Diana. El informe acusó a Bashir de “comportamiento engañoso” pero concluyó que los funcionarios de la BBC conocían sus tácticas maliciosas, pero decidieron encubrirlas debido al éxito masivo de la entrevista.

En 1996, la revisión interna de la BBC, dirigida por el futuro director general del canal, Tony Hall, concluyó que Bashir actuó de manera “honorable” en relación con Diana y lo absolvió de cualquier delito. Poco después de que se revelaran al público los hallazgos de la revisión de Dyson, el actual director general de la BBC, Tim Davie, envió disculpas a los príncipes Carlos, Guillermo y Harry en nombre de la corporación.

En una carta a los hijos de Diana y al príncipe Carlos, informa la BBC, Davie se disculpó por las “afirmaciones espeluznantes y falsas” de Bashir sobre el futuro rey y otros miembros de la Familia Real. La carta coincidía en que Bashir tenía la intención de “jugar con los temores de la princesa, para despertar su interés en él, y sin preocuparse por el impacto en aquellos a los que calumniaba” con algunas de sus afirmaciones.

Monarquias.com