La historia del príncipe de Siam que se casó en secreto con una noble rusa

Se conocieron a principios del siglo XX y, según las normas universalmente aceptadas de la época, no debían estar juntos. Pero su amor prohibido superó todas (bueno, casi todas) las pruebas.

Esta historia de amor es como un cuento de hadas. Un príncipe oriental conoció a una modesta huérfana y se enamoró de ella a primera vista. Fue en contra de las tradiciones centenarias, se casó con ella y, sin temer la ira de su padre el rey, la llevó a su país…

Un príncipe siamés desembarca en San Petersburgo

El rey Chulalongkorn y Nicolás II en San Petersburgo, 1897

Un papel no menor en esta romántica historia lo desempeñó… el último zar ruso, Nicolás II. Cuando aún era heredero del trono, a principios de la década de 1890, realizó una gran gira por Oriente (y estuvo a punto de morir en Japón), que incluyó una visita a Siam, la actual Tailandia.

En 1897, el rey siamés devolvió la visita a Nicolás, que entonces ya era emperador. Los dos gobernantes establecieron relaciones diplomáticas oficiales entre sus países. Y Nicolás incluso invitó al rey Rama a enviar a uno de sus hijos a estudiar a Rusia. Así, un año después, el segundo hijo del rey y su favorito, Chakrabongse, llegó a San Petersburgo. Ya había estudiado en Inglaterra e incluso sabía un poco de ruso. Nicolás II pagó él mismo la educación del príncipe en Rusia, lo inscribió en el Cuerpo de Pajes, que formaba a los hijos de la nobleza, y lo alojó en el Palacio de Invierno.

El príncipe Chakrabongse Bhuvanadh

Chakrabongse obtuvo buenos resultados en sus estudios y recibió una excelente educación militar. Tras su graduación en 1901, se alistó en un regimiento de húsares. Además de sus estudios, el joven príncipe se las arreglaba para encontrar tiempo para divertirse, lo que implicaba jugar a las cartas y beber vino.

Sin embargo, pronto se cansó de las cartas, el vino y las mujeres, y, por invitación de un amigo ruso, comenzó a asistir a las reuniones de jóvenes intelectuales organizadas por la pariente del amigo, la viuda de un coronel. Fue en una de esas veladas cuando un aburrido Chakrabongse conoció a la pelirroja y pálida Yekaterina Desnítskaia y no pudo olvidarla.

Valiente chica rusa

Yekaterina creció en Kiev y se quedó huérfana muy joven: tenía 16 años cuando murió su madre, mientras que su padre falleció cuando ella tenía sólo dos años, por lo que no tenía ningún recuerdo de él. Su padre se había hecho a sí mismo: obtuvo un título universitario, trabajó como abogado en los tribunales y, al final de su vida, obtuvo un puesto bastante alto: el de miembro del Tribunal de Justicia del Distrito de Kiev, que iba acompañado de un título.

La madre de Yekaterina era su segunda esposa y tenía cinco hijos más de su primer matrimonio. Su madre también tenía dos hijos de su primer matrimonio, y su hijo Iván, además de Yekaterina, del segundo.

Yekaterina Desnítskaia

Iván fue a estudiar a la Universidad de San Petersburgo, y cuando su madre murió en 1903, Yekaterina se unió a él en la capital, donde se formó como enfermera. Todavía faltaban muchos años para la Primera Guerra Mundial, que puso en primera plana el heroísmo de las enfermeras, por lo que en aquella época la enfermería era una ocupación poco común para una mujer joven.

Cuando conoció al príncipe siamés, Yekaterina estaba a punto de alistarse como enfermera para ir a ayudar en la guerra ruso-japonesa. Aunque quedó preocupado por ella, esperó el regreso de Yekaterina.

Matrimonio secreto

La portada del libro

Conocemos los detalles de esta increíble historia gracias al libro Katia y el príncipe de Siam, escrito por la nieta del príncipe y Yekaterina, Narisa Chakrabongse, en colaboración con su tía, la escritora Eileen Hunter. Estudiaron el archivo familiar, las cartas y los diarios de Yekaterina y Chakrabongse y contaron al mundo su romance.

Cuando Yekaterina regresó de la guerra, Chakrabongse empezó a cortejarla y al final consiguió su amor. Decidió casarse con ella, aunque se dio cuenta de que su familia no aprobaría su elección: una extranjera blanca no sería bienvenido en la familia real de Siam.

El príncipe mantuvo sus intenciones en secreto incluso ante Nicolás II, temiendo que el zar ruso simplemente no dejara salir a la joven del país. “Así que salieron de Rusia solos y en secreto”, cuenta su nieta Narisa Chakrabongse.

Yekaterina escribió a su hermano: “Es imposible amarse, comprenderse y respetarse más”. El hermano bendijo el matrimonio, pero consiguió que Chakrabongse prometiera que tendrían una boda por la iglesia. Así que el príncipe llevó a su novia a Constantinopla, donde el propio Chakrabongse se convirtió a la fe ortodoxa, y se casaron.

La princesa a puerta cerrada

El príncipe Chakrabongse, su esposa Katia y su hijo Chula

La corte del rey siamés no aceptó el matrimonio morganático de Chakrabongse. Durante los viajes de la pareja, Yekaterina no era una invitada bienvenida en las recepciones y reuniones. Incluso cuando la pareja llegó a Rusia, Nicolás II ofreció una recepción en honor de Chakrabongse, a la que Yekaterina ni siquiera fue invitada.

En Siam, Chakrabongse ayudó activamente a su padre, ayudándole sobre asuntos militares, que había estudiado en Rusia (incluso llevó a cabo varias reformas del ejército basadas en el modelo ruso). En cambio, su esposa rusa tenía que pasar la mayor parte del tiempo encerrada en su palacio. No era bienvenida en la corte ni en ningún otro lugar. Pero Yekaterina no se desanimó: amuebló su casa, dirigió el hogar y estudió diligentemente el idioma tailandés, la única vía que podía ayudarla a entrar en la familia. Al final, la Reina Madre fue informada de las cualidades positivas de su nuera. Pidió a Chakrabongse que su esposa rusa se vistiera a la moda siamesa e incluso fue a visitar a Yekaterina.

El rey conoció a su nuera sólo cuando Chula, el hijo de Chakrabongse y ella, tenía ya dos años. Pronto murió el rey y el trono pasó a manos del hermano mayor de Chakrabongse. Sólo entonces se reconoció el matrimonio del príncipe con una mujer extranjera y se concedió a Yekaterina el título de duquesa.

Durante la Primera Guerra Mundial, Chakrabongse empezó a dedicar aún más su tiempo a los asuntos militares, mientras Yekaterina se preocupaba por su país natal, especialmente cuando, en 1917, empezaron a llegar desde Rusia noticias inquietantes sobre la revolución y la Guerra Civil. Las relaciones entre ellos se tensaron, a lo que no contribuyó que Chakrabongse, hasta entonces monógamo, decidiera seguir la tradición siamesa y tomar una segunda esposa. Yekaterina no estaba dispuesta a aceptar tal humillación. Exigió el divorcio y se marchó a China, donde su hermano Iván había huido durante la Guerra Civil. En 1920, Chakrabongse cogió un fuerte resfriado y murió antes de casarse por segunda vez.

Descendientes del príncipe siamés y su esposa rusa

El príncipe Chula Chakrabongse con su esposa Isabel en su casa de Cornualles

En China, Yekaterina se casó con un estadounidense y más tarde se fueron a vivir a París. Su hijo Chula se quedó en el país asiático para ser criado en el seno de la familia real siamesa. Más tarde, él, como su padre antes que él, fue enviado a estudiar a Inglaterra. Y él también, como su padre, se casó en contra de la voluntad de su familia. Su novia fue una inglesa, Elizabeth Hunter. Chula se interesó por el automovilismo y decidió quedarse en Inglaterra. Se convirtió en historiador y escribió varios libros sobre la dinastía Chakri (que aún gobierna Tailandia).

Su hija Narisa vive entre dos ciudades, Bangkok y Londres, y pasa mucho tiempo en la corte real tailandesa. Habla con fluidez el tailandés y el inglés, pero no el ruso, cuyas conjugaciones y declinaciones le resultaron difíciles, a pesar de haber recorrido mucho Rusia e incluso haber hecho un viaje en el famoso ferrocarril transiberiano, discutiendo con un empleado del tren sobre Tolstói y Dostoievski. Narisa sólo vio a su abuela rusa una vez, cuando era pequeña. El hijo de Narisa, Hugo, es un músico famoso.

Por Alexandra Gúzeva / RBTH para Monarquias.com