La reina Máxima de Holanda cumplió 50 años


El 17 de mayo la reina consorte Máxima de los Países Bajos cumple 50 años. En dos décadas, la execonomista argentina se convirtió en el miembro más popular de la Casa de Orange-Nassau tras su boda con el entonces príncipe Guillermo Alejandro, aunque su figura ha sido criticada en algunas ocasiones.

Máxima Zorreguieta nació en Buenos Aires, Argentina, en una familia de clase media. Estudió en la escuela Northlands, un colegio bilingüe de inglés y español. Se graduó en 1988 tras aprobar los exámenes de bachillerato. A continuación, ingresó en la Universidad Católica Argentina, donde se licenció en Económicas en 1995. Continuó su formación en Estados Unidos, donde obtuvo un máster.

Máxima conoció a su esposo, el hoy rey Guillermo Alejandro, en 1999 en la Feria de Abril de Sevilla. El príncipe se presentó sólo como Alejandro, y Máxima no reconoció al hombre como el heredero del trono holandés. La futura reina trabajó en Nueva York y Guillermo Alejandro iba a visitarla. En agosto de 1999, Máxima invitó al primogénito de la reina Beatriz a su país natal. Tampoco reveló a sus amigos quién era su novio con el que pasaron varios días esquiando en Bariloche.

Un año más tarde, cuando Guillermo Alejandro y Máxima Zorreguieta se comprometieron, la argentina se radicó en Bruselas para transformarse en una exquisita princesa. Antes del matrimonio aprendió holandés y se ganó los corazones de los neerlandeses durante la entrevista televisiva que la presentaba como la prometida del futuro rey.

Sin embargo, la pareja tuvo que superar el rechazo inicial del Parlamento del país europeo, porque el padre de Máxima, Jorge Horacio Zorreguieta, fue secretario de Agricultura durante el periodo de gobierno del dictador Jorge Rafael Videla. Por esta razón, los padres de Máxima fueron obligados a ausentarse de la boda, que tuvo lugar el 2 de febrero de 2002.

En 2013, Máxima se convirtió en la reina consorte, la primera en el trono holandés desde 1890. En este puesto se dedicó a la integración de los inmigrantes a la vida en los Países Bajos, asumió varias causas en el sector financiero, se centró en el apoyo y la promoción de las mujeres en los negocios, así como de las pequeñas empresas en el país, entre otras cosas.

“Como consorte, Máxima está en una posición difícil, y sus predecesores, los príncipes Hendrik, Bernardo y Claus [bisabuelo, abuelo y padre del rey Guillermo] tuvieron sus propios problemas con las barreras impuestas. Ella cumple su tarea con soltura, con una naturalidad persuasiva”, escribió Marcia Luyten en una biografía no oficial de la reina.

Durante los últimos 20 años su popularidad no hizo más que aumentar hasta que fue golpeado por el viaje que hizo la familia a Grecia en los tiempos de la pandemia de coronavirus. Un sondeo reflejó un descenso notable de la aprobación ciudadana hacia la reina Máxima, que pasó de un 83% a un 68%.

Monarquias.com