Ella es Anita Atkinson, dueña de la colección de objetos de la realeza más grande del mundo

Ella es Anita Atkinson, dueña de la colección de objetos de la realeza más grande del mundo

Anita Atkinson, de 64 años, de Crook (County Durham), es la orgullosa propietaria de la colección de objetos de la realeza más grande del mundo, un récord reconocido oficialmente por primera vez por el libro Guinness de los Récords en el año 2001.

La monárquica posee más de 12.000 artículos de la realeza británica que expone en su propio museo, entre los que se incluyen jarras, paños de cocina, banderas y su objeto más preciado: una servilleta enmarcada que utilizó el Príncipe Carlos durante un vuelo.

Los artículos datan de 1760, y su posesión más preciada es una servilleta enmarcada que usó el príncipe Carlos durante un vuelo, relató. Empezó a coleccionar objetos en el año 1977, cuando le regalaron una baraja doble con el logotipo del jubileo de plata.

La mujer explica que su madre era monárquica también y que de ahí surgió su interés: «En 1977 todo el mundo había visto el 25 aniversario del reinado de la reina y así fue como comencé a construir una colección. Por accidente», dijo.

Todo lo que compraba en ese momento tenía el logotipo del Jubileo de Plata de Isabel II, ya fuera una botella de leche o una caja de fósforos.

“La última vez que conté, tenía 12.152 artículos, pero he obtenido mucho más desde entonces: el 70 por ciento de los artículos de mi colección me lo han regalado personas que querían que alguien cuidara sus artículos históricos”, relató al Daily Mail.

Desde entonces, posee objetos que se cuentan por miles y entre los que se incluye un raro cuadro al óleo del Duque de Kent, que podría alcanzar las 60.000 libras si se subastara. Se dice que la colección de Anita vale más que su casa, que se estima en 203.000 libras esterlinas, más de lo que vale su casa en la actualidad, pero la historiadora real insiste en que nunca venderá la colección, ya que espera transmitirla de generación en generación.

Anita relata que su extensa colección de recuerdos ya no cabe en su casa y que cada artículo vale cientos de libras: “Pensé que toda mi colección encajaría en la antigua granja lechera, pero no es así: ¡tengo 7,000 artículos en el museo y 5,000 en el desván de mi casa! Cada artículo vale cientos, si no miles cada uno, y va a valer mucho dinero. Para mí, no se trata solo de crear una colección, se trata de educar a la gente sobre la historia de la monarquía”.

Monarquias.com