Sudáfrica: el príncipe Misuzulu asume el trono zulú en medio de una batalla dinástica

El príncipe Misuzulu Zulu, de 46 años, fue nombrado heredero en el último testamento de su madre, la fallecida reina regente Shiyiwe Mantfombi Dlamini, lo que exacerbó las divisiones dentro de la familia real.

“Por la presente nomino y nombro a Misuzulu Zulu … como mi sucesor al trono”. Con estas palabras plasmadas en un testamento que fue leído esta semana, la difunta reina regente Mantfombi Dlamini declaró que su hijo mayor sería el nuevo rey de la Nación Zulú de Sudáfrica.

Nacido en 1977, el príncipe Misuzulu Zulu, cuyo nombre significa “fortalecimiento de los Zulus“, es el hijo mayor del difunto rey zulú Goodwill Zwelithini y la principal de sus seis esposas, Mantfombi, nacida como princesa real de Swazilandia y hermana del rey Mswati III de Eswatini. Zwelithini falleció en marzo y su “Gran Esposa” fue declarada regente durante tres meses, hasta que al final del período de luto se coronara al rey sucesor.

Sin embargo, la muerte del regente el 30 de abril desencadenó una batalla de sucesión dentro de la familia real, con varias facciones presentando a sus candidatos reclamando el trono. La carta que legó la corona zulú al primer hijo de la difunta reina estaba fechada el 23 de marzo, un día antes de que fuera nombrada regente. Hubo acusaciones de que la regente fue envenenada y la firma de su esposo se agregó de manera fraudulenta a su carta.

Escándalo en el palacio real: los príncipes se oponen a la coronación Misuzulu durante la lectura del testamento de la regente

Desde la muerte de la difunta reina, varias facciones de la familia real han tratado de presentar a sus candidatos para reclamar el trono. Muestra de ello es el caos que se desató después de la lectura televisada cuando el hermano del nuevo sucesor, cuando el príncipe Thokozani, se puso de pie para para cuestionar el reconocimiento de Misuzulu en una cumbre principesca en el Palacio Real de KwaKhangelamankengane, en la provincia de KwaZulu-Natal. Los miembros de la familia real le gritaron y el recién nombrado heredero fue evacuado rápidamente por agentes de seguridad fuertemente armados.

Dos solicitudes judiciales impugnan el testamento del difunto rey Goodwill Zwelithini, lo que indica una turbulenta batalla de sucesión. En el centro están la esposa mayor de Zwelithini, la reina Sibongile Dlamini, y dos de sus hijas, las princesas Ntandoyenkosi Zulu y Ntombizosuthu Zulu-Duma. La reina viuda reclama el 50% del patrimonio de Zwelithini por valor de más de R71 millones e incluye el Fideicomiso Ingonyama, del cual el rey era el único fideicomisario.

La esposa mayor de Goodwill Zwelithini dice que el suyo fue el único matrimonio legítimo con el difunto rey, y exige la mitad de su patrimonio.

Zwelithini y la reina Sibongile se casaron bajo la ley civil en 1969 y por lo tanto en comunidad de bienes, antes de la coronación de Zwelithini, ya que la costumbre dictaba que un hombre soltero no podía asumir el trono. La reina Sibongile sostiene que ella es la única esposa legítima del rey, ya que el matrimonio según la ley civil prohíbe las relaciones polígamas, y la abogada Charlene May del Women’s Legal Center de Sudáfrica le dijo al diario Daily Maverick: “La Ley de Matrimonios no permite los matrimonios polígamos / bigamia. Por lo tanto, no puede aceptar cónyuges adicionales si está casado en virtud de esta legislación”.

Debería haber un divorcio formal antes de que pueda haber un matrimonio con un tercero”, explicó la abogada. “Existe una gran posibilidad de que los matrimonios posteriores sean declarados nulos por un tribunal, porque… si el matrimonio estuviera sujeto a la Ley de Matrimonios, entonces no habría permitido que ningún matrimonio posterior se celebre legalmente, independientemente de si esos los matrimonios eran en términos de costumbre”, dijo May.

En un asunto separado, las princesas Ntandoyenkosi Zulu y Ntombizosuthu Zulu-Duma se dirigieron a los tribunales para que se suspenda la ejecución del testamento del rey Goodwill Zwelithini hasta que se determine su autenticidad. Las dos princesas afirman que el testamento real fue falsificado después de que un experto en escritura determinó que las firmas en el documento eran diferentes.

El rey zulú es un monarca simbólico pero con una enorme influencia sobre 11 millones de súbditos

Si bien el papel del monarca zulú era en gran parte espiritual y ceremonial, sin poder ejecutivo, el carismático rey Goodwill Zwelithini ocasionalmente estaba involucrado en política durante sus cincuenta años de reinado. Era el único fideicomisario del Ingonyama Trust, que administra casi 3 millones de hectáreas (7,4 millones de acres) de tierras de propiedad comunal y también tuvo influencia importante moral sobre más de 11 millones de zulúes , casi una quinta parte de la población de Sudáfrica. El rey también es reconocido como tal por los zulúes de África, incluidos Malawi, Mozambique y Zimbabwe.

Un profesor titular de la Escuela de Artes y Cultura de la Universidad de KwaZulu-Natal y experto en cultura zulú, Gugu Mazibuko, explica que las cuestiones de sucesión se mantienen en secreto en la familia real, pero que históricamente no existe un plan con respecto a quién puede convertirse en gobernante. “No hay nada que se haya registrado. No hay manual ni reglamento ni norma ni política sobre sucesiones. Ha sido diferente con todos y cada uno de los monarcas”, dijo. “La cultura es dinámica”, agregó.

Monarquias.com