Los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, celebran sus diez años de matrimonio con nuevos retratos


El príncipe Guillermo de Inglaterra y su esposa Catalina “Kate” Middleton, a quienes cada vez se los considera más como el futuro de una monarquía británica bastante envejecida, celebraron este jueves sus diez años de matrimonio con la publicación de dos nuevos retratos tomados en el palacio de Kensington, su residencia oficial de Londres.

Guillermo, duque de Cambridge, de 38 años y segundo en la línea de sucesión al trono, y Kate, de 39, se casaron en la abadía de Westminster el 29 de abril de 2011, tras haberse conocido en la universidad escocesa de St Andrews y haber compartido siete años de relación. Ahora tienen tres hijos: el príncipe Jorge, de siete años; la princesa Carlota, de cinco, y el príncipe Luis, de tres años.

Después de haber ejercido durante diez años sus funciones los duques de Cambridge forman parte de los miembros más apreciados de la familia real. Los expertos consideran que ambos supieron combinar el desempeño de sus obligaciones protocolarias y obras de caridad con una gran discreción sobre su estado de ánimo, y ya se les considera el futuro de la monarquía.

Los Cambridge son la familia más normal que hayamos visto nunca dentro de la familia real, lo que es un buen augurio para el futuro”, declaró la experta en la monarquía Penny Junor. “Creo que Kate es absolutamente extraordinaria”, agregó Junor, que la ve como la “modelo de lo que debería ser una futura reina”. “Tiene tal presencia, tal elegancia, que no tiene nada que envidiarle a Guillermo”.

Según encuestas, los Cambridge gozan de una gran popularidad. El príncipe Guillermo, por ejemplo, es mucho más apreciado que su padre, hasta el punto que un tercio de los británicos desearía que fuera él quien sucediera a su abuela. En cuanto a Kate, es la tercera persona más popular de la familia y dos tercios de los británicos opina bien de ella, según un sondeo del instituto YouGov publicado el martes.

Adulada por gran parte de la prensa, Catalina se ganó muchos elogios por su actitud digna y su estilo durante el funeral del príncipe Felipe el 17 de abril en el castillo de Windsor. Una impactante fotografía en la que aparece con velo y barbijos negros, con la mirada fija en el objetivo, dio la vuelta el mundo y llevó a muchos a compararla con la fallecida princesa Diana, madre de Guillermo.

Monarquias.com