Isabel II estaba junto al príncipe Felipe al momento de su muerte en el Castillo de Windsor

Se sabe que la frágil condición del duque de Edimburgo, de 99 años, empeoró durante la noche del jueves y que los médicos advirtieron a la reina que estaba “grave”. Ella acudió al borde de su cama para despedirse.

El príncipe Felipe de Inglaterra falleció el viernes a los 99 años en su cama, como él lo deseaba, y bajo el mismo techo que su esposa, la reina Isabel II, la mujer con la que compartió más de siete décadas.

El duque de Edimburgo, el consorte más longevo de la monarquía británicad, falleció en su apartamento privado del Castillo de Windsor solo dos meses y un día antes de lo que habría sido su cumpleaños número 100.

Aunque los funcionarios del palacio se negaron a entrar en detalles sobre el fallecimiento del príncipe consorte, se entiende que su frágil condición empeoró durante la noche del jueves y que los médicos advirtieron que estaba “grave”.

Sin embargo, cualquier conversación sobre llevar al anciano duque al hospital fue rápidamente desestimada por la reina Isabel, reportó el diario The Telegraph, porque había querido morir “en su propia cama”. El mismo informe dice que el príncipe murió repentina e inesperadamente, pero “pacíficamente” en compañía de su esposa.

Una fuente del palacio le dijo al periódico: “Pasó la mayor parte de las cuatro semanas que estuvo en el hospital tratando de volver a casa. Operaron su corazón en un intento por darle un poco más de tiempo, tal vez con el cumpleaños número 100 en mente. Pero a él realmente no le importaba eso”. “No hay forma de que hubiera querido morir en el hospital”, agregó.

El anuncio llegó de parte de la reina Isabel, encomendada a unas pocas líneas, conmovedoras y secas, y confiadas a la sobriedad de un mensaje del Palacio de Buckingham:

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo, su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, quien murió pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor. La Familia Real se une a las personas de todo el mundo que están en de luto por la pérdida”.

El príncipe Carlos tuvo tiempo de decir “adiós” a su padre

El príncipe Carlos, de 72 años, fue visto saliendo del castillo de Windsor horas después del anuncio del fallecimiento de su padre.

Una fuente cercana al príncipe de Gales dijo que el heredero del trono se sentía “reconfortado” por el hecho de que él y su padre habían estado en contacto con más regularidad que nunca en las últimas semanas y meses, y que “se habían dicho todo lo que había que decirse”.

“Es un pequeño consuelo hoy que el príncipe Carlos haya tenido un contacto mucho más regular con su padre en las últimas semanas y meses de lo que hubiera estado de otra manera”, dijo una persona del entorno del príncipe de Gales. “Fue el único miembro de la familia que pudo visitarlo en el hospital y estuvo en Windsor tan recientemente como la semana anterior. Hablaron mucho”.

Monarquias.com