Adiós al príncipe Felipe: paso a paso, cómo será el funeral “a medida” del duque de Edimburgo

El funeral del duque de Edimburgo será el sábado 17 de abril y seguirá un programa acorde a los deseos del fallecido pero modificado por las restricciones de la pandemia de covid-19.

El príncipe Felipe de Inglaterra, quien murió el viernes a los 99 años, será sepultado por un reducido grupo de dolientes en el Castillo de Windsor el próximo sábado 17 de abril a las 3 de la tarde en una ceremonia que está guiada por los deseos personales del fallecido y las restricciones por el coronavirus.

En lugar de la tradición real de ser exhibido al público, el príncipe Felipe optó por un servicio religioso en la Capilla de San Jorge rodeado de sus seres queridos. Además, el funeral será más pequeño de lo que imaginó al planificar su despedida, ya que la familia real respetará las restricciones nacionales de distanciamiento impuestas por el gobierno.

El palacio ha confirmado que no habrá procesiones públicas, que no se invitará al público a presenciar el cortejo fúnebre y que el funeral al completo se llevará a cabo en los terrenos del Castillo de Windsor, donde falleció. El evento, sin embargo, será televisado para que los ciudadanos del Reino Unido sean partícipes del adiós al consorte real más longevo que tuvo la monarquía.

Carlos, Guillermo y Harry acompañarán a Isabel II

La reina Isabel II aprobó la recomendación de duelo nacional del primer ministro Boris Johnson, que comenzó el viernes 9 de abril y se extiende hasta el día del funeral inclusive. El Palacio de Buckingham confirmó que asistirán 30 personas como invitadas y, bajo las pautas vigentes, la reina y la familia real deberán usar máscaras faciales y distanciamiento social.

La lista completa de dolientes aún no se ha confirmado oficialmente, pero el Palacio ha dicho que el príncipe Carlos, estará entre los que encabezarán la procesión de dolientes a pie, y se espera que también asistan el heredero, el príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge. El príncipe Harry regresará de Estados Unidos para reunirse con su familia en el funeral.

El plan funerario del príncipe Felipe

El funeral real ceremonial del Duque de Edimburgo tendrá lugar el sábado 17 de abril a las 3 pm en la Capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. El gobierno británico organizó un minuto de silencio nacional a esa hora en homenaje al duque.

El día del funeral, el ataúd del duque de Edimburgo, acompañado por el Decano de Windsor y el Lord Chambelán, será trasladado a la Entrada Estatal del Castillo de Windsor por un grupo de portadores de la Compañía de la Reina, 1er Batallón de Granaderos. El ataúd estará cubierto con su estandarte personal y decorado con una corona de flores y su gorro y espada naval.

En el patio interno llamado Cuadrángulo, estarán presentes destacamentos representativos extraídos de las relaciones militares especiales del príncipe Felipe. Además, habrá soldados de la Guardia Montada y la Guardia de Granaderos. La Banda de Granaderos, de la que Felipe fue coronel durante 42 años, encabezará la procesión hasta la Capilla de San Jorge.

Un cortejo fúnebre de 8 minutos de duración

No habrá un carruaje fúnebre tirado por caballos, como es tradicional en los funerales de monarcas. El ataúd del duque será transportado desde el castillo a la capilla en un Land Rover especialmente modificado que ayudó a diseñar, y será escoltado a pie por el Príncipe de Gales y los miembros senior de la familia real.

El ataúd estará flanqueado por portadores del féretro designados por los Royal Marines, los regimientos, cuerpos y estaciones aéreas con los que el duque de Edimburgo se ha relacionado a lo largo de toda su carrera militar. Esta procesión desde la Entrada Estatal hasta la escalinata oeste de la Capilla de San Jorge tendrá una duración de ocho minutos.

El recorrido de la procesión estará custodiado por representantes de la Royal Navy, los Royal Marines, los Highlanders, el 4º Batallón del Royal Regiment of Scotland y la Royal Air Force. Durante todo el tiempo que dure el trayecto, serán disparados cañones de artillería desde el jardín del Castillo de Windsor y sonarán a muerte las campanas de la capilla de San Jorge.

Tras el servicio fúnebre en la capilla, el féretro del duque de Edimburgo descenderá mediante un ascensor desde el altar hasta la cripta real donde se encuentran sepultados varios miembros de la realeza. De acuerdo con las pautas sanitarias, la mayor parte de la procesión no ingresará a la capilla, excepto los miembros de la familia real y el secretario privado del duque, Archie Miller Bakewell.

Monarquias.com