“La sedición ha finalizado”: el rey de Jordania dio por terminada la crisis que sacudió a la dinastía

“El desafío de estos últimos días no ha sido el más peligroso para la estabilidad del país pero sí el más doloroso para mí”, dijo Abdallah II en un mensaje leído en su nombre en la televisión pública.

El rey Abdallah II de Jordania aseguró este miércoles 7 de abril que “la sedición” que supuestamente habría liderado su hermanastro, el príncipe Hamzah, terminó y que éste se encuentra “bajo su protección”.

Les puedo garantizar que la sedición ha sido cortada de raíz. El desafío de estos últimos días no ha sido el más peligroso para la estabilidad del país pero sí el más doloroso para mí”, indicó en un mensaje leído en su nombre en la televisión pública.

“Nuestro país está acostumbrado a enfrentar desafíos y estamos acostumbrados a triunfar sobre ellos. En el transcurso de nuestra historia hemos derrotado a todos los que intentaron socavar la patria y salimos más fuertes y más unidos”, dijo el rey.

Abdallah II dijo que, si bien la supuesta conspiración se habría producido en el seno de su propia familia, su “primera responsabilidad es servir a Jordania y proteger a su gente, su Constitución y sus leyes”, por lo que tomó “las medidas necesarias para hacer cumplir esta confianza”.

Hoy Hamza está con su familia en su palacio bajo mi cuidado”, agregó el monarca, quien explicó haber encomendado a su tío, el príncipe Hassan bin Talal, de 74 años, la tarea de encauzar esta situación.

El príncipe Hamza “se comprometió ante la familia real hachemita a seguir el camino de sus padres y abuelos, a ser fiel a su mensaje y a poner el interés de Jordania, su constitución y sus leyes por encima de cualquier otra consideración”, dijo el rey.

Se lo dijo al general que le instó a permanecer en su domicilio tras ser acusado de conspirar contra la monarquía. “¿Dónde estaba usted hace 20 años? Yo era el príncipe heredero de este país por orden de mi padre”, reclamó.

En relación a la investigación a la que se enfrenta el antiguo heredero al trono jordano, el actual jefe del Estado explicó que los resultados de la misma serán dados a conocer, “de acuerdo con la ley” cuando finalice el proceso, “de manera que se garantice equidad y transparencia”.

“Los próximos pasos se regirán por el criterio que rige todas nuestras decisiones, el interés de la patria y el interés de nuestro fiel pueblo”, ha remarcado.

Las partes involucradas en esta sedición eran de nuestra casa y del exterior”, aseguró el monarca, sin precisar si hablaba de fuera de la familia real o de Jordania.

Hamzah, hijo del fallecido rey Hussein, fue acusado por las Fuerzas Armadas de realizar actividades que amenazan “la estabilidad y seguridad de Jordania”.

Una veintena de personas se encuentran detenidas, entre ellas Basem Awadalá, un antiguo jefe de la oficina real, apreciado por una gran parte de la población, y Cherif Hasán Bin Zaid, que fue un tiempo emisario especial del rey en Arabia Saudita.

Hamzah bin Hussein fue declarado príncipe heredero en 1999, de acuerdo al deseo de su padre el rey Hussein, pero Abdallah II lo desposeyó de ese cargo en 2004 sin dar mayores explicaciones y nombró en su lugar, Hussein bin Abdallah.

Hamzah, que desmiente las acusaciones en su contra, manifestó el lunes, presionado por la familia real hachemita, su fidelidad al rey y a su príncipe heredero, aunque sin pedir perdón por sus críticas contra el poder.

Monarquias.com