Suecia

El título de Julian de Suecia, emotivo tributo al príncipe que esperó 33 años para casarse

El príncipe Bertil, quien murió en 1997, es recordado por la familia real por su amor y su lealtad a la Corona. Su sobrino bisnieto, Julian, ha heredado su título.

El domingo, el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia se sintió emocionado de anunciar que su octavo nieto, la más reciente incorporación a la familia real, llevará el título de Duque de Halland, que anteriormente utilizó su querido tío y mentor, el fallecido príncipe Bertil (1913-1997).

Es hermoso que la familia real haya elegido el ducado de Halland para su nuevo integrante. Sin duda, le prestaremos atención de alguna manera y le daremos una cálida bienvenida a él y a su familia en Halland cuando tengan la oportunidad”, dijo la gobernadora de la provincia, Brittis Benzler, al diario Expressen.

El ducado de Halland, que ahora ostenta el recién nacido príncipe Julian Herbet Folke de Suecia, fue entregado en 1912 por el rey Gustavo V a su nieto, Bertil, hijo del futuro rey Gustavo VI y de la princesa británica Margarita de Connaught. El príncipe fue una persona muy cercana al actual monarca, especialmente cuando perdió a su padre en un accidente de aviación.

Quién fue el príncipe Bertil, duque de Halland

Nació en 1912 en el Palacio Real de Estocolmo, fue el hijo del rey Gustavo VI Adolfo y la princesa Margarita de Inglaterra.

Nació en 1912 en el Palacio Real de Estocolmo, para consternación de quienes lo rodeaban, el príncipe Bertil fue amamantado desde el principio por su propia madre, quien murió cuando él tenía solo ocho años. Eventualmente tuvo que comenzar en el internado de Lundsberg, demostró tener una aptitud mucho mayor para patinar rápido y para saltar de pie largo y alto que para estudiar.

El príncipe Bertil también estaba muy interesado en los coches y demasiado interesado en los puros. Antes de obtener la licencia de conducir, estuvo involucrado en un accidente en el que murió un amigo de la escuela. Después de la escuela, se formó como oficial naval y terminó durante la guerra en Londres como agregado naval en la legación sueca.

Muy cerca del trono

Huérfano de padre desde que tenía pocos meses de vida, el actual rey Carlos XVI Gustavo vio al príncipe Bertil como la figura paterna más cercana y quien lo acompañó en sus primeros pasos oficiales rumbo al trono. El duque de Halland estuvo al lado de su sobrino cuando fue entronizado, en 1973, y tres años más tarde lo vio casarse con la mujer que amaba, la plebeya alemana Silvia Sommerlath.

El propio príncipe Bertil debió esperar más de treinta años para poder casarse con el amor de su vida, la británica divorciada Lilian Davies, a quien había conocido en Londres, durante la II Guerra Mundial. Casarse con ella era impensable por numerosos motivos, empezando por su origen plebeyo.

Dos de los hermanos mayores de Bertil se habían casado con mujeres que no pertenecían a la realeza y, por lo tanto, según las reglas de la época, fueron privados de sus privilegios reales y de su derecho sucesorio. Cuando su hermano mayor, el príncipe Gustavo Adolfo, murió en un accidente aéreo en 1947, Bertil y el pequeño Carlos Gustavo, de un año de edad, eran los únicos herederos posibles al trono.

Enamorada de Bertil, Lilian se divorció de su marido y se mudó con el príncipe Bertil en 1947 a la casa donde ahora viven el príncipe Carlos Felipe y su familia, Villa Solbacken en Djurgården. Tres años después, al morir el viejo Gustavo V, Gustavo VI Adolfo se convirtió en rey a los 78 años. La edad de su sobrino y su cercanía al trono hizo que Bertil, obligado por el deber, renunciara a casarse con Lilian.

Más de tres décadas de amor en silencio

Llamado por la lealtad, Bertil le prometió a su padre el rey que no se casaría con Lilian para no poner en peligro la estabilidad de la familia real. Esto, a su vez, llevó a que la relación entre él y Lilian se mantuviera en secreto, pese a vivir juntos en Suecia, y no pudieron permitirse el convertirse en padres. Durante décadas, nadie supo quién era Lilian.

El príncipe Bertil esperó a que su sobrino se casara en 1976 con la actual reina Silvia para dar el paso hacia el altar. Humildemente, el tío pidió a su sobrino permiso para casarse con una plebeya, a lo que el joven rey Carlos Gustavo accedió con placer. Ese año, Bertil y Lilian se casaron tras haber esperado pacientemente durante 33 años. Como premio por su ayuda, el rey permitió que su tío conservara su título real y su lugar en la sucesión al trono.

El príncipe Bertil murió en 1997 y fue llorado por la familia real por su amor y su lealtad. El título de duque de Halland dejó de utilizarse y ahora es ostentado por el príncipe Julian porque, según la tradición, todos los príncipes suecos reciben al momento de su nacimiento un ducado real vitalicio.

Monarquias.com