Serie de fotografías inéditas muestran a Isabel II posando para un retratista fugitivo de la ley

El artista Curtis Hooper retrató a la reina británica en 1986, mientras Interpol todavía tenía orden de captura por secuestrar a su hijo y por estafa.

Una serie de fotografías nunca antes vistas muestran a la reina Isabel II de Inglaterra sentada para un retrato con el artista Curtis Hooper, quien huía de Interpol tras secuestrar a su hijo, no pagar la manutención de su familia y ser acusado de estafar a sus patrocinadores.

El secretario privado de la reina, Robert Fellowes, contrató en 1986 a Hooper, quien murió el pasado mes de marzo a la edad de 75 años, para pintar a la monarca en el trono del Palacio de Buckingham para un retrato que había propuesto para el Ayuntamiento de Hamilton, Bermudas.

Las diapositivas publicadas por DailyMailTV muestran a la reina Isabel II con un vestido formal, sentada en el trono mientras el artista fugitivo le tomaba fotografías desde todos los ángulos para usar como referencia para pintar su retrato real.

La monarca incluso estampó un beso con lápiz labial en un pañuelo para que el artista pudiera ponerle el color correcto al retrato.

No está claro a partir del entorno íntimo de las fotos si la Reina se quedó sola con Hooper, quien tenía una orden de arresto en ese momento y era un prolífico estafador y mujeriego”, según DailyMailTV.

A Hooper le pagaron 260.000 dólares por el trabajo y él aseguró a un amigo que incluso cenó en privado con la reina Isabel después de presentarle el retrato terminado.

El renombrado corredor de bolsa convertido en artista tuvo el raro privilegio de pintar además a Sir Winston Churchill, el rey saudí Faisal, Peter Sellers, Salvador Dalí e incluso al propio Cristo, después de que se le permitiera estudiar la Sábana Santa de Turín.

Años antes de visitar el palacio, Hooper secuestró a su hijo Jason de su casa en Toronto, Canadá, en la década de 1970. Se llevó al niño y a su amante Teri huyendo de la policía durante más de dos años, hasta que Interpol logró rescatarlos.

Aunque la policía recuperó al niño, el artista evadió la captura y aún estaba siendo perseguido por Interpol por secuestro y no pagar la manutención de los hijos más de una década después, cuando retrató a la reina en el Palacio de Buckingham.

Monarquías.com / DailyMailTV