Cartas revelan el “acoso sexual” de Jorge IV de Inglaterra a una joven de la que estaba enamorado


El rey Jorge IV de Inglaterra, quien reinó hasta su muerte en 1830, supuestamente acosó sexualmente a la maestra de sus hermanas en una campaña de manipulación provocada por su rechazo de sus insinuaciones, según sugieren cartas recién transcritas.

Un grupo de académicos, que ha indagado en los Archivos Reales de Windsor, afirman que la correspondencia entre el heredero al trono y Mary Hamilton, una gobernanta de la familia real de la que estaba enamorado cuando era joven, da nuevos y estremecedores detalles sobre la relación.

Algunos documentos de 240 años de antigüedad, conservados en el Castillo de Windsor, evidenciaron un enamoramiento inocente del futuro rey hacia la encargada de la educación de sus hermanas. Pero nuevas investigaciones sobre 139 cartas reflejan una profunda angustia por parte de Mary Hamilton ante los avances del príncipe.

Muestra a George recurriendo a tácticas que serían más parecidas a un abusador según los estándares modernos, mientras chantajea y amenaza a la joven de 23 años después de que ella lo rechazó”, dice el periódico The Telegraph. “Hay casos en los que el Príncipe de Gales le cuenta alegremente a Hamilton los comentarios despectivos que ha escuchado sobre ella en la corte”.

Sophie Coulombeau, profesora de la Universidad de York y co-investigadora del Proyecto Unlocking Mary Hamilton Papers, que tiene su sede en el Instituto de Investigación y Biblioteca John Rylands de la Universidad de Manchester, dijo que estos mensajes pueden verse como un comportamiento abusivo conocido como “negación” y que se usa para socavar la confianza de alguien en un esfuerzo por hacer que quieran buscar la aprobación del manipulador.

La reina Carlota, madre de Jorge, le pidió a Mary Hamilton que ingresara a la corte en 1777 para ayudar con la educación de los príncipes y princesas más jóvenes de la familia real, lo que llevó al príncipe de a encapricharse con la muchacha. En una carta de mayo de 1779, escribió: “Tus modales, tus sentimientos, los tiernos sentimientos de tu corazón, coinciden tan totalmente con mis ideas, sin mencionar las muchas ventajas que tienes en persona sobre muchas otras damas, que no solo te aprecio mucho, sino que te amo más de lo que las palabras o las ideas pueden expresar”.

Cinco días más tarde, Hamilton le escribió al príncipe que “puede aceptar su amistad sin dañar mi honor” antes de instarlo a que no le envíe regalos. Durante los meses siguientes, el príncipe de Gales continuó su búsqueda en una correspondencia casi diaria que adquirió un aire cada vez más amenazante.

Los investigadores afirman que su “chantaje emocional” incluía amenazas de suicidarse si ella se marchaba y que, si se marchaba de la corte, la gente creería que había tenido una aventura y que su reputación quedaría manchada. “El mundo… conocerá las visitas inocentes de mi mensajero, así como las pequeñas atenciones que te he mostrado… en algunas razones privadas, y entonces pensarían que han descubierto una causa de tu partida que yo no conozco”, le escribió el príncipe.

Con dos matrimonios en su historial (uno secreto y uno público), Jorge IV fue coronado en 1821.

Muchas de las respuestas de Hamilton brindan una idea del costo emocional que le había causado el comportamiento del príncipe de Gales. “Lo que nunca antes se había detectado era lo profundamente angustiante que era para ella: era acoso sexual, era acoso en el lugar de trabajo”, dijo Sophie Coulombeau. “Su voz ha sido ignorada. Nadie ha mirado realmente las palabras que ella usó para describir sus propios sentimientos al respecto y los detalles que es posible obtener cuando le das a su voz el mismo peso que la de él”.

Mary Hamilton se describe a sí misma como ‘atormentada’, ‘melancólica’, ‘inquieta’, ‘angustiada’; está usando estas palabras que son relativamente inequívocas. Quiere salir, quiere salir de la corte”, explicó Coulombeau. Cuando finalmente abandonó la corte en 1782, la obsesión del príncipe de Gales estaba puesta en la joven actriz Mary Robinson.

Monarquias.com / The Telegraph