Diez meses de prisión en suspenso para el príncipe alemán Ernesto de Hannover

Nacido en 1954, Ernesto Augusto es el jefe de la casa real que alguna vez reinó en Hannover, y desciende de la reina Victoria de Inglaterra y del emperador Guillermo II de Alemania.

El príncipe alemán Ernesto Augusto de Hannover, emparentado con las familias reales de Inglaterra, España y Grecia, recibió el martes una sentencia de diez meses de prisión en suspenso en Austria por herir en estado de embriaguez a un oficial de policía y amenazar a otro con un bate de béisbol.

El tribunal también requirió que el hombre de 67 años, quien es el esposo de hecho de la princesa Carolina de Mónaco, buscara otro hogar en Austria y asistiera a psicoterapia.

El Tribunal escuchó cómo el príncipe Ernesto estaba bajo la influencia del alcohol y la medicación cuando hirió a un oficial de policía en julio del año pasado cuando la policía intervino en su pabellón de caza en Gruenau.

Nacido en 1954, Ernesto Augusto es el jefe de la casa real que alguna vez reinó en Hannover, y desciende de la reina Victoria de Inglaterra y del emperador Guillermo II de Alemania. A través de su padre, emparenta con Isabel II y la reina Sofía de España.

El príncipe había llamado a la policía porque afirmó que un empleado quería matarlo, según la agencia de prensa austriaca APA. Pero una vez que llegaron, Ernesto Augusto insultó a los oficiales y los amenazó “con la ejecución de sus familias”, según documentos judiciales.

El príncipe luego atacó a la policía, hiriendo a un oficial, antes de ser trasladado al departamento de psiquiatría del hospital de Vöcklabruck, en el noroeste de Austria. Cinco días después, amenazó con golpear a una mujer policía con un bate de béisbol desde un taxi, según las acusaciones.

“Lamento lo sucedido”, dijo el príncipe

La fiscalía dijo que el príncipe Ernesto Augusto había amenazado con “golpear al oficial en la cabeza” y “golpearla en la cara”. Dos meses después, en septiembre del año pasado, el príncipe fue arrestado acusado de amenazar a un matrimonio de empleados de su propiedad a las 3 de la mañana.

Me gustaría disculparme por todo a los involucrados, lamento lo sucedido y estoy listo para pagar los daños. Desde mi punto de vista, eso lo dice todo”, dijo el príncipe.

Los príncipes de la Casa de Hannover remontan su linaje a los Welf, también conocidos como los Guelph, que una vez fueron una de las dinastías medievales más importantes de Europa. Gobernaron grandes extensiones de lo que se convirtió en el sur de Alemania y el norte de Italia, incluidas Toscana, Baviera y Sajonia.

Más tarde, fueron los electores y reyes de Hannover y gobernaron conjuntamente Gran Bretaña, Irlanda y Hannover desde que Jorge I ascendió al trono en 1714 hasta el comienzo del reinado de la reina Victoria en 1837, momento en el que terminó la unión personal con el Reino Unido.

En 1866 los ancestros de Ernesto Augusto perdieron el trono de Hannover, pero conservaron una gran cartera de propiedades, siendo el castillo de Marienburg de 135 habitaciones cerca de Hannover, construido en 1867.