Los zulúes lloraron en rituales fúnebres del rey Goodwill Zwelithini, enterrado a la medianoche

El cuerpo del rey, fallecido a los 72 años, fue escoltado por guerreros zulúes al palacio real de KwaKhethomthandayo, uno de los siete palacios reales, para su “plantación”.

El cuerpo del difunto rey zulú Goodwill Zwelithini finalmente fue sepultado en el palacio real de KwaKhethomthandayo, en Nongoma, el lugar donde nació y creció. El monarca, líder de millones de zulúes de Sudáfrica y países vecinos, murió el 12 de marzo a los 72 años y después de casi medio siglo de reinado.

En una procesión solemne de dos horas de duración, que partió de un depósito de cadáveres en el distrito comercial central de la ciudad de Nongoma hasta el palacio real, el cuerpo del monarca fue escoltado por los amaButho“, o guerreros zulúes, vestidos con vestimentas tradicionales.

Centenares de personas asistieron el miércoles 17 a los funerales del rey de la etnia zulú, ataviados con los trajes tradicionales de los guerreros.

Mientras los regimientos que cantaban himnos tradicionales zulúes escoltaban el cuerpo y se movían lentamente, la gente se alineó a lo largo de la carretera principal que conducía al palacio, presentando sus últimos respetos al rey. Minutos antes de que el cuerpo llegara al palacio, la procesión se detuvo y durante minutos reinó un completo silencio.

Los regimientos y las personas que se reunieron alrededor del palacio no se dejaron intimidar por la lluvia cuando el cortejo fúnebre llegó al palacio real, donde esperaban los miembros de la familia real zulú y el primer ministro tradicional para la celebración de los rituales fúnebres.

Lea además: Por qué la tradición zulú dicta que el rey Goodwill Zwelithini no sea enterrado, sino “plantado”

Dado que el entierro del rey sería secreto y algunos rituales se mantienen privados, se emitió una orden de que todas las cámaras, incluidas las de los canales de noticias, se apagaran de inmediato. También se prohibió tomar fotografías y grabar videos con teléfonos celulares.

En Nongoma, decenas de comercios y tiendas callejeras cerraron para permitir la afluencia del numeroso cortejo fúnebre, pese a que el deseo del rey era que nadie se congregara para evitar los contagios de Covid. “Estamos de luto por nuestro rey”, coreaban los guerreros.

Centenares de personas asistieron el miércoles 17 a los funerales del rey de la etnia zulú, ataviados con los trajes tradicionales de los guerreros.

Los dolientes marcharon detrás de una pancarta que decía “gracias por ser la luz brillante de la esperanza”. “Nos sentimos extremadamente desnudos, sentimos que alguien nos ha desvestido, nos ha despojado del manto que nos protegía, lamentó el alcalde de Nongoma.

Los fieles del rey se reunieron en esta pequeña ciudad de la provincia de Kwazulu, saltando, cantando y silbando al paso de la procesión, según imágenes difundidas por la televisión. Decenas de mujeres zulúes adornadas con collares y el pecho al descubierto, escoltaron a los “amaButho” en el camino.

Lea además: Obituario: Goodwill Zwelithini, influyente y polémico rey del pueblo zulú (1948-2021)

Una carpa especial fue instalada para acoger a un pequeño grupo de príncipes reales para la ceremonia de la “plantación”, en la que, según la tradición zulú, el cuerpo real no es sepultado, sino “plantado”. Siguiendo la costumbre, la ceremonia comenzó a la medianoche del jueves y se extendió hasta el amanecer.

Según el líder senior de la IFP, Blessed Gwala, la creencia habitual de los zulúes es que se espera que el espíritu del rey actual se transfiera a su sucesor, el próximo rey, cuyo nombre aún se conserva como un secreto.

Centenares de personas asistieron el miércoles 17 a los funerales del rey de la etnia zulú, ataviados con los trajes tradicionales de los guerreros.

El término zulú utilizado para la muerte del rey es “ukhotheme”, que se traduce como “inclinado” o “arrodillado”. “Eso es lo que significa porque nunca morirá”, explica Gwala. La semilla real plantada “germinará en los próximos días o meses”, en referencia al próximo rey.

El que realmente será elegido formalmente por la familia real será el mismo que realmente se plantó en el pasado, así es como funciona”, explicó Gwala.