Inglaterra

Periodista británico Piers Morgan denunció la “campaña maliciosa” de los Sussex contra Isabel II

El popular periodista siguió con sus críticas a Harry y Meghan Markle, acusándolos de intentar desprestigiar a la monarquía y presentar a la familia real “como un grupo de racistas sin corazón”.

El presentador de televisión británico Piers Morgan, feroz crítico de Meghan Markle, arremetió contra los duques de Sussex por tratar de hacer que la familia real parezca “racista y sin corazón”. Además, instó a sus compatriotas a “defender a nuestra Reina”.

El famoso presentador fue una de las primeras personas públicas que criticó la entrevista, calificandola como “una traición vergonzosa a la reina y a la familia real”.

En un nuevo tuit siguió con sus críticas a los duques de Sussex, acusándolos de intentar desprestigiar a la monarquía y presentar a la familia real “como un grupo de racistas sin corazón”. Además, llamó a defender a Isabel II.

“Hay una campaña muy deliberada y maliciosa perpetrada por el duque y la duquesa de Sussex para desprestigiar, difamar y destrozar a Gran Bretaña, nuestra monarquía y la familia real como un grupo de racistas sin corazón. Es repugnante. Es hora de defender a nuestra reina”, escribió.

Tras la publicación de la entrevista con Oprah Winfrey, Morgan calificó a Meghan de “princesa Pinocho” y en una serie de tuits acusó a la duquesa de mentir sobre su vida en la casa real. Tras recibir más de 41.000 quejas, la estrella de la televisión tuvo que dejar el programa Good Morning Britain, donde había sido presentador durante cinco años.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Durante la entrevista, la actriz estadounidense confesó que tuvo pensamientos suicidas durante su tiempo como miembro de la casa de Windsor y reveló que un alto miembro de la familia expresó su preocupación por lo oscura que podría ser la piel de su hijo.

En respuesta a las acusaciones, el palacio de Buckingham emitió un comunicado en el que se informaba que la familia real abordaría en privado las cuestiones planteadas en la entrevista.