Noticias

La nación zulú se despide del rey Zwelithini a la espera de un nuevo monarca

Los dolientes acudieron en masa al Palacio Real en Nongoma para presentar sus últimos respetos al jefe tradicional. El rey será “plantado” en las primeras horas del jueves.

La nación zulú, la etnia más numerosa de Sudáfrica, se despide del rey Goodwill Zwelithini a la espera dela coronación de su sucesor. Descendiente del legendario Shaka, fundador del reino a principios del siglo XIX, Goodwill Zwelithini, octavo monarca de los zulúes, falleció el 12 de marzo a los 72 años, tras un reinado de 50 años.

Vestidos con pieles de leopardo y cuentas multicolores, cientos de dolientes se reunieron este miércoles para presentar sus respetos al rey fallecido, cuyos restos fueron llevados de regreso a su lugar de nacimiento, la pequeña ciudad de Nongoma en el sureste, en la provincia de Kwa-Zulu Natal, donde será enterrado después de la medianoche.

La ceremonia íntima, que se llevará a cabo a puerta cerrada en la residencia real de KwaKhethomthandayo, se conoce como una “plantación” en lugar de un entierro. Los zulúes no se refieren a un difunto como “muerto”, pero dicen que el monarca se ha “inclinado”.

Mujeres desnudas con elaborados collares y diademas bailaron y cantaron mientras desfilaban hacia el depósito de cadáveres donde se guarda el cuerpo de Zwelithini. Hombres conocidos como “amaButho”, o regimientos zulúes, seguían a las doncellas con pieles de leopardo tradicionales y plumas de avestruz, empuñando lanzas, escudos y garrotes conocidos como knobkerries.

Lea además: Rey zulú será sepultado en ceremonia tradicional nocturna en presencia de los príncipes reales

La procesión marchó detrás de una pancarta que decía “gracias por ser la luz brillante de la esperanza”. “Nos sentimos extremadamente desnudos, sentimos que alguien nos ha desvestido, nos ha despojado de la manta que nos cubría”, dijo el alcalde de la ciudad, Albert Mncwango.

Aunque el título de Zwelithini no otorgaba poder ejecutivo, el carismático rey tenía influencia moral sobre más de 11 millones de zulúes, casi una quinta parte de la población del país. “Era un símbolo de respeto, unidad y amaba a su gente”, dijo Mazwi Zulu, de 31 años, primo lejano del rey. “No quería ver a nadie mendigando y nos animó a ser agricultores”.

El rey de los zulúes, Goodwill Zwelithini, murió el viernes 12 de marzo a la edad de 72 años tras estar hospitalizado varias semanas por complicaciones relacionadas con la diabetes.

Los líderes tradicionales de Sudáfrica fueron reconocidos constitucionalmente desde el fin del apartheid y continúan desempeñando importantes roles simbólicos y espirituales. Asesoran a los legisladores y tienen voz en la cultura, la ordenación territorial y la administración de justicia en sus territorios. El rey zulú sigue siendo el más influyente de todos estos líderes.

El nombre del sucesor de Zwelithini (que tuvo 6 esposas y 28 hijos) aún no se reveló y se espera que se mantenga como un secreto de Estado durante varias semanas más.

Lea además: Goodwill Zwelithini, un monarca venerado y controvertido (1948-2021)

Es un proceso complejo”, explicó el historiador sudafricano Ntuli Pikita. El hijo mayor del rey murió en noviembre pero, en la cultura nguni -de la que descienden los zulúes-, no es automático que el primer hijo de la primera esposa herede el trono, según el historiador. En el palacio, en el círculo íntimo, “probablemente saben quién es”, aseguró Pikita.

“Ocultar el nombre real del próximo rey evita posibles tensiones dentro de la familia, ya que se trata de familias extendidas donde las opciones pueden variar”, explicó Gugu Mazibuko, experto en cultura tradicional sudafricana de la Universidad de KwaZulu-Natal.

“Recordemos cómo Ilembe (el rey Shaka ka Senzangakhona) mató al sucesor anunciado de su padre y tomó el trono, que fue a su regreso del refugio con la nación Mthethwa a la que había huido de la casa real zulú con su madre. Así que siempre hay un alto grado de sucesión en las luchas internas por el trono”.