Japón: un comité de sabios buscará una solución a la complicada cuestión sucesoria

Los emperadores Naruhito y Masako y los príncipes herederos de Japón, Akishino y Kiko, en el palacio imperial de Tokio.

Japón establecerá un comité de expertos que asesorará al gobierno sobre formas de asegurar una sucesión imperial estable en medio de preocupaciones por la disminución del número de miembros de la familia real.

El comité de seis miembros está listo para empezar discutir el espinoso asunto dos años después de la entronización del emperador Naruhito tras la abdicación de su padre, el ex emperador Akihito.

“Asegurar una sucesión imperial estable es un tema importante sobre la base de la nación”, dijo el principal portavoz del gobierno. Se espera que los miembros del panel “mantengan discusiones sin hacer prejuicios”.

Los seis miembros del panel incluyen a Tetsuro Tomita, presidente de East Japan Railway Co. y Atsushi Seike, ex presidente de la Universidad de Keio. Se espera que lleguen a una conclusión luego de un año de discusiones.

Lea además: El premier japonés quiere una sucesión masculina pese al “peligro de extinción” imperial

La casa imperial de Japón se ha estado reduciendo bajo la Ley de la Casa Imperial de 1947, que establece que solo los hombres en la línea paterna pueden ascender al Trono del Crisantemo. También requiere que las mujeres que se casan con plebeyos abandonen su estatus real.

Cuando se promulgó una ley única en 2017 para permitir la abdicación del ex emperador, la Dieta adoptó una resolución no vinculante en la que pedía al gobierno que mantuviera conversaciones sin demora sobre cómo lograr una sucesión imperial estable e informar su conclusión, sin fijar una fecha límite.

En la actualidad, solo hay tres posibles herederos en la línea del trono: el hermano menor del emperador Naruhito, el príncipe heredero Akishino, de 55 años, su sobrino, el príncipe Hisahito, de 14, y su tío, el príncipe Hitachi, de 85.

Los actuales emperadores tienen una hija de 19 años, la princesa Aiko, a la que la Ley de 1947 impide reinar, pero una encuesta de Kyodo News realizada en marzo y abril del año pasado mostró que el 85% de los encuestados estaban a favor de permitir que las mujeres ascendieran al trono.

Lea además: Emperador en el 2050: la presión de perpetuar a la monarquía japonesa recae ahora en el príncipe Hisahito

Sin embargo, los conservadores del gobernante Partido Liberal Democrático son reacios a realizar cambios significativos en la sucesión imperial, y el primer ministro Yoshihide Suga dijo en enero: “En las circunstancias actuales, se debe dar prioridad a la sucesión sólo masculina”.

El panel probablemente discutirá formas de aliviar la carga de los deberes oficiales en un grupo cada vez menor de miembros de la familia imperial, como delegar deberes a mujeres que han perdido su estatus imperial después de casarse con un plebeyo o permitirles encabezar sus propias ramas de la familia imperial.