¿Se prepara la Duquesa de Sussex para ser la primera mujer presidenta de EEUU?

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Circulan rumores en el Parlamento británico que sugieren que Meghan Markle, la esposa del príncipe Harry, se estaría preparando para dar inicio a su carrera política en Estados Unidos.

Según los murmullos del Palacio de Westminster, la exactriz estadounidense “utilizará el furor” causado por su reciente entrevista con Oprah Winfrey para “lanzar una carrera política que podría llevarla hasta la Casa Blanca”, escribe el tabloide británico The Daily Mail.

Una persona de alto rango del Partido Laborista, que está en el Gobierno desde los tiempos de la Administración de Tony Blair y que tiene “fuertes vínculos con Washington”, aseguró al medio que es posible que Markle esté estableciendo contactos con miembros de alto nivel del Partido Demócrata de EEUU para construir equipos de campaña y de recaudación de fondos con miras a la Presidencia del país norteamericano.

“Las redes de partidos ‘blairistas’, internacionalistas y demócratas no dejan de hablar sobre las ambiciones políticas de Meghan y sus posibles patrocinadores”, dijo la fuente que prefirió permanecer anónima.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Agregó que los rumores sugieren que Markle tiene la mirada puesta en las elecciones de 2024. Para los próximos comicios en EEUU, el actual presidente Joe Biden estará cerca de cumplir 82 años, por lo que hay dudas sobre si se postulará para un segundo mandato.

Una persona cercana a la duquesa de Sussex, consultada por el tabloide, se negó a comentar los rumores.

Sin embargo, el año pasado, una amiga de Meghan Markle le dijo a la revista Vanity Fair que una de las razones por las que la esposa del príncipe Harry no renunció a su ciudadanía estadounidense cuando se casó con un miembro de la familia real británica fue para mantener abierta la opción de participar en la política estadounidense.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

“Una de las razones por las que no estaba tan dispuesta a renunciar a su ciudadanía estadounidense era para tener la opción de dedicarse a la política”, dijo en la ocasión la fuente cercana a Markle.

De llegar a la Casa Blanca, Meghan sería la primera mandataria del sexo femenino de Estados Unidos y la segunda persona afroestadounidense que ocuparía el Despacho Oval —el primero fue Barack Obama—. También estaría siguiendo los pasos del presidente Ronald Reagan quien, antes de gobernar el país —entre los años de 1981 y 1989—, se dedicó a la carrera de actor de Hollywood durante cuatro décadas.