Historias

Hace 55 años: bombas en Ámsterdam por la boda de Beatriz y Claus de Holanda

El 10 de marzo de 1966, miles de holandeses protestaron violentamente contra el novio de la princesa heredera, que había pertenecido al “Jungvolk”, o movimiento juvenil alemán, y al “Hitlerjugend”, las Juventudes Hitlerianas.

El 10 de marzo de 1966, miles de holandeses protestaron violentamente contra el novio de la princesa heredera, que había pertenecido al “Jungvolk”, o movimiento juvenil alemán, y al “Hitlerjugend”, las Juventudes Hitlerianas.

Estruendos, humo, bombas lacrimógenas, huevos y hasta pollos muertos… la boda de la princesa Beatriz y el príncipe Claus de Holanda hace 55 años no fue memorable solo por su brillo y romanticismo. Miles de holandeses protestaron abiertamente el 10 de marzo de 1966 contra el esposo elegido por la futura reina, un diplomático alemán al que acechaban las sombras del nazismo.

En 1965, el parlamento de La Haya solo aprobó a regañadientes el compromiso del alemán Klaus von Amsberg con la entonces princesa heredera, de 27 años. En una protesta que unió a parlamentarios y anarquistas por igual, 300.000 personas firmaron una petición contra el matrimonio y, durante la procesión nupcial en Amsterdam 11 meses después, una bomba de humo explotó cerca del carruaje dorado de la pareja.

Aunque el Príncipe se ganaría más tarde los corazones de sus compatriotas adoptivos, 21 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el pueblo holandés conservaba recuerdos abrasadores de la ocupación de cinco años; y les conmovió la idea de que su futura reina se casara con un hombre que había llevado el uniforme de los invasores y pertenecía a las Juventudes Hitlerianas.

Las investigaciones oficiales y extraoficiales no revelaron información comprometedora sobre el prometido real, pero el compromiso se produjo en una década de altos sentimientos y protestas violentas, y cuando la monarquía holandesa estaba recuperando la popularidad que había perdido debido a la influencia ejercida sobre la reina Juliana por una curandera. Se pintaron cruces esvásticas en la residencia oficial del primer ministro. Un grafitti que declaraba el Klaus Raus (fuera Klaus) apareció en las paredes con pintura naranja, el color de la casa real holandesa. Los manifestantes destrozaron las ventanillas de los coches de los turistas alemanes.

Klaus Georg Wilhelm Otto Friedrich von Amsberg nació en Dotzingen, en el río Elba, el 6 de septiembre de 1926. Aunque descendía de un maestro herrero del siglo XVII a través de su bisnieto, un pastor luterano, la familia fue absorbida por la nobleza y tenía derecho al prefijo “von” reconocido por el Gran Duque de Mecklenburg-Schwerin en 1891.

Klaus se educó, inicialmente, en Tanzania, donde su familia se mudó, cuando él tenía dos años, para administrar su plantación de sisal. Regresó al internado en Alemania en 1938, poco después de que Hitler se declarara ministro de guerra y comenzaran los pogromos antijudíos. Como muchos niños alemanes de secundaria de familias aristocráticas, Klaus se unió al Jungvolk, o movimiento juvenil alemán, y al Hitlerjugend, las Juventudes Hitlerianas.

Después de terminar la escuela en 1944, sirvió en el ejército alemán en Dinamarca y en la 90º división panzer en Italia, aunque no vio combate. En 1945, a los 19 años, fue capturado por las fuerzas estadounidenses cerca de Merano, Italia, y enviado a un campo de prisioneros de guerra en Ghedi, cerca de Brescia. Posteriormente, fue trasladado a Gran Bretaña, donde trabajó como conductor e intérprete. Después de la guerra, fue absuelto por un tribunal de desnazificación y se licenció en derecho en Hamburgo.

Klaus se unió al cuerpo diplomático de Alemania Occidental en 1961 y trabajó en la República Dominicana y Costa de Marfil antes de ingresar al Ministerio de Relaciones Exteriores en Bonn. Fue durante unas vacaciones de esquí en Suiza en 1965 cuando el diplomático conoció a su futura esposa, cuando ambos eran invitados del príncipe Moritz de Hesse. La princesa heredera de voluntad fuerte quedó cautivada de inmediato por su buena apariencia y en una semana su padre comenzó a hacer averiguaciones privadas. sobre él.

Su romance, mantenido en secreto hasta que un fotógrafo de noticias holandés los capturó, varios meses después, caminando de la mano, desató una tormenta de protestas en los Países Bajos, aunque el matrimonio contó con la aprobación de la reina Juliana, y su esposo, el príncipe Bernardo, quien también nació en Alemania. A Klaus, que cambió su nombre a Claus, se le otorgó la nacionalidad holandesa mediante un acto especial del parlamento.

La joven pareja se defendió debidamente a las acusaciones de nazismo contra Claus, sometiéndose al interrogatorio de la prensa internacional después de que la reina Juliana hiciera un anuncio formal del compromiso. Beatriz y Claus se negaron a atacar a sus críticos, y la princesa heredera declaró que se dio cuenta de que las protestas provenían de personas que tenían derecho a estar descontentas con el compromiso. “No nos sorprende que haya una controversia“, explicó. “Este es un país democrático y todo el mundo tiene derecho a expresarse”.

Claus dijo que él había sido tan apolítico como otros chicos de 13 o 14 años cuando se unió a las Juventudes Hitlerianas. “Mirando hacia atrás en el período nazi ahora, lo considero un desastre para el mundo, del cual espero que todos aprendan”, agregó. Sin embargo, esto aún no logró satisfacer, y Holanda se acercó a la boda con una mezcla de rabia y feliz anticipación, esta última manifestándose en la comercialización de zuecos con retratos de la joven pareja.

El día de la boda, 8.000 soldados y 4.000 policías se alinearon en la ruta de varios kilómetros hacia el ayuntamiento para la ceremonia civil en Ámsterdam, antes de que la pareja se dirigiera a la iglesia de Westerkerk. Muy cerca estaba el monumento más emblemático de la ocupación nazi, la casa donde la adolescente judía Ana Frank había vivido durante dos años en una habitación sellada antes de ser llevada a Belsen, donde murió.

Entre las 100.000 personas dispersas a lo largo de la ruta, los jóvenes manifestantes arrojaron bombas de humo contra el coche nupcial dorado, que en ocasiones quedó oculto a la vista por las nubes de humo cuando la policía se abalanzó sobre los alborotadores. Después del servicio religioso, al que asistieron la madre del novio y seis hermanas, pero ningún miembro masculino de su familia, un decreto real nombró a Claus como príncipe de los Países Bajos: una “C” fue sustituida juiciosamente por la primera letra de su Nombre cristiano.

La noche en que la pareja partió de luna de miel a México, hubo más batallas entre las tropas y unos 1.000 jóvenes en Amsterdam. Los altos sentimientos del público afortunadamente se disiparon pronto. A diferencia de su suegro, el príncipe Bernardo, Claus aprendió a hablar holandés sin rastro de acento alemán y su formación diplomática significaba que conocía la importancia de mantener la boca cerrada sobre temas delicados. Cuando Claus falleció en 2002, los holandeses lo despidieron como a un leal holandés.