Inglaterra

Entrevista de Harry y Meghan “solo puede describirse como dinamita” para la monarquía, afirma experto real

El comentarista Richard Fitzwilliams destacó que el instrumento más potente de esta conversación de los duques de Sussex con Oprah Winfrey es que afecta emocionalmente a la familia real.

El comentarista Richard Fitzwilliams destacó que el instrumento más potente de esta conversación de los duques de Sussex con Oprah Winfrey es que afecta emocionalmente a la familia real.

Tras la entrevista que concedieron el duque y la duquesa de Sussex a Oprah Winfrey y en la que hicieron varias declaraciones que perjudican a la familia real y la imagen de la monarquía británica, el experto real Richard Fitzwilliams se refirió al impacto de estas revelaciones en el Reino Unido y el palacio.

En particular, Meghan reveló que algunos de los familiares de su marido, que prefirió no nombrar, expresaron su preocupación por el color de piel que iba a tener su hijo, y que ella misma tuvo pensamientos suicidas. También dijo que había sido acosada por la duquesa de Cambridge, Kate, quien la hizo llorar, aunque más tarde le pidió perdón.

“La entrevista fue algo que siempre esperé que no ocurriera porque mis esperanzas originalmente eran que Harry y Meghan fueran miembros dinámicos y contemporáneos de la familia real, lo que tendría un atractivo extraordinariamente amplio, especialmente para los jóvenes”, reveló Fitzwilliams en declaraciones a la agencia Sputnik.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Lea además: Meghan Markle sufre de trastorno narcisista de la personalidad, afirma su hermana

En su opinión, lo que ha ocurrido “es una brecha muy trágica” y no hay duda de que la entrevista “solo puede describirse como dinamita”. El comentarista real también destaca que el instrumento más potente de esta conversación es que afecta emocionalmente a la familia real. Por ejemplo, Meghan acusó de racismo a un miembro no identificado de la familia real que supuestamente preguntó por el color de piel que iba a tener su hijo Archie.

Otra afirmación muy emocional fue que Markle tuvo pensamientos suicidas y el Palacio de Buckingham no le ofreció ninguna ayuda. El tema de la seguridad surgió varias veces “como si no tuvieran o no quisieran o no pudieran tener derecho a la protección, lo cual, por supuesto, era absolutamente fundamental, sobre todo teniendo en cuenta la trágica muerte de la madre de Harry, Diana, en un accidente de coche en 1997″, explicó el experto.

Lo que vimos aquí fue algo profundamente conmovedor y que tendrá una respuesta por parte de otros países, opina Fitzwilliams. El presidente de EEUU, Joe Biden, ya ha elogiado la valentía de Meghan al hablar de las enfermedades mentales mediante su portavoz.

Lea además: La Casa de Windsor, bajo presión y ante “la peor crisis real en 85 años” por la entrevista de Harry y Meghan

Una serie de incoherencias

“Pero también debemos analizar si esta entrevista representó o no los hechos. También es importante analizar lo que realmente dijeron y ver cuánto es correcto desde el punto de vista de los hechos, si se acusa a un miembro de la familia real de prejuicios raciales, pero no se le nombra”, subraya el comentarista.

Fitzwilliams también se ha fijado en algunas incoherencias con la línea de tiempo y algunas de las acusaciones hechas. Por ejemplo, en la historia con el título real que, según la joven pareja, le fue negado a su hijo Archie.

“Siempre habíamos entendido que Meghan y Harry no querían que su hijo tuviera un título. Querían que tuviera una vida normal”, recuerda el experto real. “El niño sí tiene un título, si quiere usarlo, y es el de conde de Dumbarton; cuando Carlos ascienda al trono al trono, automáticamente se convierte en su alteza real”, destaca Fitzwilliams.

Asimismo, hay una serie de aspectos de esta entrevista que no quedan muy claros y contradicen la información que tenemos sobre el asunto: una pelea antes de la boda entre Meghan y Kate; sí o no avisaron a la reina Isabel de antemano cuando anunciaron que estaban apartándose de los deberes reales.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Lea además: Fact check: ¿al hijo de Harry y Meghan se le negó el título de “príncipe” porque es mestizo? No

¿Cómo afectará este escándalo a la familia real?

Tras la entrevista, muchos usuarios de las redes sociales han expresado su indignación con la familia real e incluso han empezado a llamar a la abolición de la monarquía en el país europeo.

Sin embargo, de acuerdo con Fitzwilliams, no se puede tomar en serio esta tendencia ya que el Reino Unido nunca ha sido un país con un movimiento republicano importante, aunque alrededor del 20% de la población apoya los llamamientos a la abolición de la monarquía de forma consistente.

“Yo no los tomaría demasiado en serio, porque el Reino Unido ha tenido una monarquía desde hace más de 1.000 años, salvo un breve periodo en el siglo XVII durante la Guerra Civil, cuando Oliver Cromwell era Lord Protector. Aquí no hay un movimiento republicano fuerte”, recalca el experto.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Lea además: Los británicos apoyan más a la reina Isabel que a Meghan Markle, según sondeos

A su juicio, hay un sentido de que “esta entrevista es una venganza” por el hecho de que Markle no se hubiera sentido bienvenida en la familia y también se puede suponer que están promoviendo su punto de vista porque afirman que los ayudantes de palacio han estado informando en su contra, que la prensa ha dado a la gente una idea equivocada de ellos. Por ejemplo, Harry afirmó que no habría firmado contratos lucrativos con Netflix y Spotify si su padre, el príncipe Carlos, no le habría cortado la ayuda financiera.

“No hubo nada positivo en esta entrevista que podría haber sido una especie de arma disparada contra el Palacio de Buckingham desde el otro lado del Atlántico, desde California”, resume el comentarista real. “Normalmente, el palacio no responde. Nunca se quejan, nunca dan explicaciones. Ese mantra probablemente no se aplique aquí”, agrega.