El príncipe Harry reconoció que el racismo jugó “un gran papel” en su salida de Reino Unido

La entrevista concedida en la TV estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

En la entrevista con Oprah Winfrey, el duque de Sussex lamentó que “nadie” de la familia real se haya disculpado con ellos por su falta de apoyo.

El príncipe Harry, duque de Sussex, reconoció que el racismo jugó “un gran papel” en la decisión final de abandonar la Casa Real británica y el país junto a su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle.

En un fragmento inédito de la entrevista concedida a Oprah Winfrey que fue emitido por la cadena CBS en la mañana de este lunes, la presentadora preguntó a la pareja si abandonaron Reino Unido por culpa del racismo y el duque de Sussex zanja que jugó “un gran papel”.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Harry, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

En este contexto, el príncipe carga contra la prensa británica, subrayando que es “intolerante, específicamente los tabloides”. “Lamentablemente, si la fuente de información es intrínsicamente corrupta, racista o parcial, eso se filtra a la sociedad”, apuntó.

En otro fragmento también emitido este lunes, Harry reveló que “nadie” de la familia real británica se ha disculpado ni con él ni con Markle. “La sensación es que esta fue nuestra decisión y por lo tanto las consecuencias han caído sobre nosotros”, dijo a Winfrey.

De la familia real, que describió con la palabra “sistema”, dijo que es un “ambiente tóxico” debido a la “relación, control y miedo” que infiere la prensa sensacionalista británica. En este sentido, agregó que “no está seguro” de si el príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, quiere dejar el “sistema” de la familia real.

La entrevista concedida en la televisión estadounidense por Meghan Markle y su marido, el príncipe Enrique, nieto de Isabel II, cayó como una bomba en el Reino Unido por sus duras acusaciones a la monarquía.

Por su parte, Winfrey aclaró que ni la reina Isabel II ni su marido, el príncipe Felipe, hablaron nunca con Enrique y Markle sobre el color de la piel de su hijo, Archie. Las conversaciones sobre supuestas “preocupaciones” de la familia real por el color de la piel del bebé fueron una de las revelaciones más impactantes de la entrevista.

“No compartió la identidad (de quién estaba preocupado por el color de la piel de Archie) conmigo, pero quería asegurarse de que yo sabía, y tenía oportunidad de compartirlo, que ni su abuela ni su abuelo habían tomado parte en esas conversaciones“, explicó la presentadora.

Lea además: 7 revelaciones de los duques de Sussex a Oprah Winfrey en una controvertida entrevista