Belgica

Cada vez más ciudadanos piden al rey de Bélgica abrir sus jardines al público durante la pandemia

Los jardines del Castillo de Laeken se están convirtiendo en el centro de una controversia sobre los privilegios de la familia real en tiempos de necesidad.

Los jardines del Castillo de Laeken se están convirtiendo en el centro de una creciente controversia sobre los privilegios de la familia real en tiempos de necesidad.

Los habitantes de Bruselas anhelan espacios abiertos en esta época de restricciones pandémicas, y a menudo terminan en parques urbanos superpoblados donde el distanciamiento social es imposible.

La familia real de Bélgica, sin embargo, tiene un jardín extenso y exuberante en el centro de la ciudad, casi del tamaño de Mónaco, conocido como el Dominio Real de Laeken.

Por esto, no es de extrañar que cada vez más belgas pidan que el rey Felipe I abra parte del jardín de su palacio al público. “Casi nunca entran allí. ¡Vamos! Esos jardines están simplemente vacíos”, se quejó un historiador de Bruselas y ex miembro del Parlamento Europeo, Luckas Vander Taelen.

Los jardines del municipio de Laeken en Bruselas, además, están rodeados por algunos de los vecindarios más densamente poblados, deteriorados y empobrecidos del país, llenos de muchas familias que carecen de fondos para viajar a entornos más verdes.

“La vegetación da ansias de vivir, especialmente cuando estás apretujado en un pequeño apartamento con una familia extensa”, dijo la trabajadora social de Laeken Saliha Mahdi. “Entonces, la gente local quiere un parque aquí mismo porque no tienen los medios para pagar el transporte”.

“La gente realmente necesita espacios, espacios públicos para relajarse, tomar algo de oxígeno, jugar, reunirse”, dijo la legisladora de Bruselas Hilde Sabbe, que se encuentra detrás de la propuesta para abrir los jardines de Laeken al público.

En Bruselas, la mayoría de la gente no tiene jardín. No tienen terraza. No tienen balcón. Así que tienen que ir al parque, si hay uno que encontrar”, dijo Sabbe. En ese sentido, hacer que parte del parque real esté disponible para el público marcaría una gran diferencia. “¿No podrías dejarlos entrar?”, dijo Sabbe al rey.

Sin embargo, como ocurre con todas las cosas aparentemente simples, es mucho más complicado.

Lea además: Bélgica podría abrir el parque del castillo de Laeken porque “no hay suficientes espacios verdes”

Cuando se trata de propiedad real, existe un laberinto de complejidades legales con vínculos tanto con el estado como con la familia real. La estructura institucional de Bélgica, con autoridad a veces superpuesta entre ciudad, región y nación, haría que la gestión de cualquier parque abierto fuera aún más compleja, explicó The Associated Press.

En un sentido más práctico, el palacio debe permanecer seguro, no solo porque el jefe de estado reside allí, sino también porque los jefes de estado y de gobierno lo visitan cuando pasan por Bruselas para viajes a la OTAN o la Unión Europea.

Además, un siglo de aislamiento del mundo exterior convirtió al parque real en un área natural que necesita protección de las masas. “Mi temor es que si abrimos este espacio, nuestra presencia, tal vez un poco prematura, perturbe la naturaleza”, dijo Celine Vandeuren, una vecina de la zona.

Sabbe no está de acuerdo y dice que podría haber una solución fácil para abrir parte del parque de 460 acres. Tiene fe en el rey Felipe, de 60 años, que constantemente se está haciendo un nombre como uno de los más progresistas de los monarcas que reinaron en Bélgica desde 1830.

Para el historiador Vander Taelen, sin embargo, la solución es una obviedad para el rey. “Sería muy positivo para la Casa Real demostrar que existe un vínculo con la ciudad”, dijo. “Quizás lo más importante es si se solidarizan con las necesidades de su gente, de su ciudad”.