Bélgica podría abrir el parque del castillo de Laeken porque “no hay suficientes espacios verdes”


Parlamentarios de los partidos mayoritarios de la capital belga quieren abrir al público 186 hectáreas de los jardines reales, lo que equivale a 250 campos de fútbol. Afirman que hay urgencia por la pandemia.

Los partidos mayoritarios del Parlamento de Bruselas, capital de Bélgica, presentaron una propuesta para abrir parcialmente al público el Parque Real de Laeken, que forma parte de la residencia de los reyes belgas.

La población de Bruselas ha estado pidiendo espacios verdes más accesibles”, dijo la cadena VTR. “Mientras que la población de Bruselas anhela más vegetación, el parque de Laeken con sus 186 hectáreas no es accesible”.

Según la parlamentaria Hilde Sabbe, “hay una gran falta de espacio al aire libre para los residentes de Bruselas. Tienen muy pocos espacios verdes públicos para relajarse”.

“Mientras que en Laeken hay un gran pulmón verde detrás de los muros del palacio, que podemos abrir al público”, explica Sabbe a The Brussels Times.

“En general, Bruselas está bien equipada con espacios verdes, pero estos están distribuidos de manera desigual y parcialmente protegidos”, explica la prensa belga.

“La apertura parcial del parque Laeken aliviaría inmediatamente la necesidad de una naturaleza más accesible en el vecindario, dada su ubicación central”, argumentaron los políticos.

Otro parlamentario explicó la propuesta: “Ciertamente, en el distrito más pobre de Laeken y en la Zona del Canal, más naturaleza mejoraría mucho la calidad de vida de la gente de Bruselas. Queremos hacer posible ese espacio de encuentro y respiro, respetando la biodiversidad presente”.

El Parque Laeken, que circunda el castillo real de Laeken, propiedad del Estado en un 49% y del Royal Trust en 51%, y se supone que es una “institución pública independiente”, lo que significa que no pertenece a la familia real, por lo que el los costos de mantenimiento, de 1 millón de euros anuales, son cubiertos por los contribuyentes.

El Brusells Times explica que el dominio real está actualmente cerrado al público, salvo tres semanas al año en primavera, cuando es accesible durante la apertura anual de sus invernaderos y parte de los jardines. Esta propuesta de apertura se llevó a votación varias veces en años anteriores, pero nunca obtuvo el apoyo de una mayoría.