Restauraron el sitio donde Alberto I de Bélgica murió de forma trágica hace 87 años


Un grupo de voluntarios belgas ayudó a restaurar el sitio exacto donde murió el rey Alberto I en febrero de 1934, en las montañas de Marche-les-Dames, cerca de Namur (Bélgica).

En la noche del 17 al 18 de febrero el rey resbaló desafortunadamente mientras escalaba en Marche-les-Dames y, en el sitio donde su cuerpo fue encontrado, se colocó una gran cruz de piedra en homenaje al rey.

Una semana atrás, con motivo del 87 aniversario de la muerte, que conmocionó a la sociedad belga, circularon en las redes sociales fotos del lugar, que mostraban claramente que estaba completamente descuidado.

En la noche del 17 al 18 de febrero el rey resbaló desafortunadamente mientras escalaba en Marche-les-Dames.

“No se podía ver”, dijo Pascal Mathieu de Dilbeek, uno de los voluntarios. “La cruz estaba cubierta de ramas y había más basura que el estacionamiento de una carretera promedio”.

Como ex-soldado con gran respeto por la Familia Real, decidió reunir ayuda para restaurar el lugar. “Cuando ves algo como esto, no esperas a que alguien lo limpie, hazlo tú mismo”, dijo en declaraciones radiales.

Mathieu hizo invitación en Facebook y pronto encontró algunos voluntarios que se ofrecieron a ayudar a limpiar el lugar.

Mathieu hizo invitación en Facebook y pronto encontró algunos voluntarios que se ofrecieron a ayudar a limpiar el lugar.

“Inicialmente estábamos con un equipo de 3, pero luego hubo 5 personas que habían visto mi llamada en Facebook y que también quisiron ayudar. Trabajamos juntos todo el día. Retiramos las ramas que obstruían la vista. La cruz es visible nuevamente y la basura se ha retirado”.

Patrick Mathieu espera que haya más respeto por el lugar en el futuro.

“Por el momento no hay explicación, ni siquiera hay un letrero con su nombre. Si no sabe que este es el lugar, simplemente pase por él. En el pasado, los autobuses con turistas solían llegar aquí, ahora pasa caminando sin saberlo”, dijo, citado por la cadena belga VTR.

“Colocar una placa conmemorativa con textos en cuatro idiomas no será un problema”, dijo Mathieu. “Entonces los transeúntes también sabrán lo que pasó allí”.