Inglaterra

Primo de la familia real británica va a prisión durante 10 meses por violación de una mujer

Simon Bowes-Lyon, de 34 años, otrora uno de los 50 solteros más codiciados del Reino Unido, también ha sido incluido en el registro de delincuentes sexuales.

Simon Bowes-Lyon, de 34 años, otrora uno de los 50 solteros más codiciados del Reino Unido, también ha sido incluido en el registro de delincuentes sexuales.

Un riquísimo conde escocés, familiar de la reina Isabel II, ya se encuentra tras las rejas y fue incluido en el registro de delincuentes sexuales del Reino Unido durante una década después de ser acusado de violar a una mujer.

Se trata de Simon Bowes-Lyon, 19° conde de Strathmore y Kinghorn, de 34 años, quien admitió ante la Justicia haber violado a una mujer en en el Castillo de Glamis, el hogar de la infancia de la reina madre y lugar de nacimiento de la princesa Margarita en Escocia.

El conde reconoció que entró a la fuerza en la habitación de una mujer dormida y la atacó durante un fin de semana de relaciones públicas que estaba organizando en la finca escocesa de en febrero pasado. Su víctima de 26 años fue objeto de un ataque sostenido que duró más de 20 minutos.

Simon Bowes-Lyon participó del cortejo fúnebre de la reina madre en 2002.

El alguacil Alastair Carmichael le dijo al acusado mientras estaba en el banquillo: “Ella no tenía ningún interés sexual en ti y no había hecho nada que tú pudieras interpretar en sentido contrario”.

“Fuiste a su dormitorio y la convenciste de que abriera la puerta, te abriste camino hacia la habitación, la empujaste sobre la cama y la agarraste con fuerza por el pezón y trataste de levantarle el camisón”, continuó el alguacil en su alegato.

A lo largo de todo esto, ella dejó en claro que quería que dejaras de hacerlo”, afirmó.

En el juicio, abogado del acusado, John Scott QC, pidió al tribunal que imponga una sentencia no privativa de la libertad y dijo que su cliente había expresado un remordimiento genuino por su comportamiento.

Hasta la muerte de su padre, en 2016, Simon Bowes-Lyon tuvo el título de Lord Glamis.

Su sentido de profundo pesar y vergüenza es manifiesta. Está completamente fuera de lugar para el acusado. No desea ser tratado mejor que nadie y tampoco debería serlo. Tampoco debería ser tratado peor”, dijo el abogado.

Simon Bowes-Lyon es descendiente del 14° conde de Strathmore, abuelo de la reina Isabel II. Fue titulado Lord Glamis hasta la muerte de su padre en 2016.

Bowes-Lyon, bisnieto del hermano de la reina madre, madre de Isabel II, compareció ante el tribunal de Dundee, donde se declaró culpable de agresión sexual, y fue incluido en el Registro de delincuentes sexuales. Se le concedió, sin embargo, la libertad bajo fianza mientras se espera la sentencia.

El aristócrata conocido como ‘Sam’, quien a los 15 años participó del cortejo fúnebre de la reina madre, es un terrateniente multimillonario que divide su tiempo entre Londres y Glamis, y heredó el título ancestral de su familia cuando su padre, Michael, murió en 2016. La revista Tatler lo incluyó en su lista de solteros más codiciados de Gran Bretaña en 2019.

La familia Bowes-Lyon es dueña del Castillo Glamis, lugar de la infancia de la Reina Madre y donde nació la princesa Margarita.

El caso

En el momento de la violación, el Castillo Glamis había sido elegido para albergar a varias personas durante un fin de semana para un artículo de una revista de estilo de vida de lujo. El grupo iba a disfrutar de una degustación de ginebra, paseos en helicóptero, caza y un recorrido por el castillo.

La primera noche, la víctima notó que nadie estaba hablando con el conde durante la cena y por eso lo involucró en una conversación. La noche siguiente, después de una cena de gala, Bowes-Lyon se dirigió a la habitación de la mujer, en estado de ebriedad.

La víctima contó ante el tribunal: “Estaba dormida y la despertaron al llamar a la puerta”. El conde de Strathmore dijo: “Soy Sam. Es importante. Por favor, déjeme entrar”. “En el momento en que ella abrió la puerta, él se abrió paso y la empujó hacia la cama. Estaba muy borracho y olía a tabaco”, relató el fiscal. La mujer huyó del castillo por la mañana y denunció el hecho.