El conde Spencer explorará el naufragio en que murió el hijo de Enrique I de Inglaterra hace 900 años

El barco se hundió en las profundidades del Canal de la Mancha el 25 de noviembre de 1120, después de chocar contra la famosa roca sumergida Quilleboeuf, frente a la costa francesa.

El hundimiento del “White Ship” en el Canal de la Mancha, hace 900 años, fue un desastre para Inglaterra porque de repente convirtió la sucesión real en una peligrosa incertidumbre.

El conde Charles Spencer, hermano de la difunda princesa Diana de Gales, enviará un equipo de buzos al lugar del naufragio del buque White Ship, que se hundió hace 900 años con el único heredero del rey Enrique I de Inglaterra a bordo.

Estaremos buceando en los restos del Barco Blanco a principios de junio. La Roca Quilleboeuf, frente a la costa normanda, es donde naufragó El Barco Blanco”, anunció.

El barco se hundió en las profundidades del Canal de la Mancha el 25 de noviembre de 1120, después de chocar contra la famosa roca sumergida Quilleboeuf, frente a la costa francesa.

Con el heredero real, Guillermo Aethling, y muchos otros miembros de la nobleza anglo-normanda, acababa de salir de la ciudad costera de Barfleur, en Normandía, y se dirigía a Southampton.

Todos los ocupantes del White Ship, salvo un afortunado carnicero, murieron, lo que provocó una crisis de sucesión y una guerra civil en Inglaterra.

El conde Spencer, que está potenciando su carrera como historiador, publicó en 2020 un libro sobre el hundimiento del White Ship (The White Ship – Conquest, Anarchy and the Wrecking of Henry I’s Dream) que logró muy buena críticas.

Enrique I fue el cuarto hijo de Guillermo el Conquistador, quien dirigió la exitosa invasión normanda de Gran Bretaña en 1066, en la que las fuerzas inglesas fueron derrotadas en la batalla de Hastings.

Su hijo y único heredero, Guillermo Aetheling, se había embarcado en el White Ship para seguir a su padre desde Normandía a Inglaterra la noche del 25 de noviembre de 1120. Le acompañaban sus hermanos Ricardo de Lincoln y Matilda, entre otras decenas de nobles.

El barco chocó contra la famosa roca Quilleboeuf poco después de dejar el puerto de Barfleur y su casco se rompió. Volcó rápidamente y todos a bordo fueron arrojados al mar.

Aunque sus guardias habían metido a Guillermo en el único bote del barco, fatídicamente ordenó a sus hombres que dieran la vuelta al barco para salvar a su amada hermana Matilda la Perche, epro el bote se hundió rápidamente cuando los miembros de la nobleza, que se estaban ahogando, intentaron desesperadamente subir a bordo.

Un carnicero de Rouen, llamado Berold, fue el único sobreviviente de la tragedia y su testimonio es la base de todo lo conocido sobre el hundimiento del White Ship.

Ampliando la gravedad del desastre, Earl Spencer tuiteó anteriormente en agosto: “Imagínense el Titanic, pero con el heredero al trono, sus hermanos, primos y muchos de los principales políticos y militares a bordo. Solo un hombre sobrevivió para contarlo”.