Reconstrucción de antiguo palacio imperial de Brasil destruido por un incendio terminará en 2024

El palacio fue sede de la Asamblea Republicana Constituyente entre los años 1889 y 1891, antes de convertirse en sede del Museo Nacional en 1892.

São Cristóvão, la antigua residencia de los emperadores es hoy el Museo Nacional y constituye la institución histórica y cultural más antigua del país, fue víctima del fuego en 2018.

El antiguo palacio imperial de São Cristóvão y Museo Nacional de Río de Janeiro, será sometido a trabajos de reconstrucción que demorarán 18 meses y culminarán en 2024 después de que un enorme incendio lo redujera a cenizas.

El incendio de septiembre de 2018 destruyó gran pare del antiguo palacio imperial, así como la enorme colección de investigación y exposición. Muchas piezas fueron halladas entre los escombros después de intensos trabajos de recate.

Se iniciará la higiene y estabilización de elementos arquitectónicos y artísticos que no se perdieron en el fuego y que serán restaurados”, informó la Agencia Brasil.

Entre ellos se enumeran adornos del Jardim das Princesas y la residencia imperial, así como la escalera monumental del palacio y algunas partes del suelo y figuras decorativas.

El total estimado para recuperación del palacio-museo es de 379 millones de reales, de los cuales hasta ahora se recaudaron unos 245 millones y una parre se invirtió en partes que ya comenzaron a ser reconstruidas.

El pasado mes de enero comenzaron las obras de las fachadas y pisos y en abril finalizará la renovación de la biblioteca de la huera, informó la Agencia Brasil. Se espera que a mediados de año comiencen las obras en los jardines y finalices los proyectos arquitectónicos en septiembre.

En febrero de 2022 se espera que comiencen los trabajos en la parte interior del palacio y en el anexo, los trabajos en la fachada y los jardines. Para 2023 están previstas obras en el interior del palacio, que finalizarían en 2024, cuando también comience la instalación de la museografía y las exposiciones.

De residencia imperial a museo nacional

El Palacio de São Cristóvão fue la residencia de la familia real de Portugal tras exiliarse en Río de Janeiro en 1808. En 1821, la flamante familia imperial ocupó el palacio, rodeado de la Quinta de Boa Vista, y tres emperadores vivieron allí hasta el último, don Pedro II, expulsado del trono en 1889.

El palacio fue sede de la Asamblea Republicana Constituyente entre los años 1889 y 1891, antes de convertirse en sede del Museo Nacional en 1892. Debido a su enorme acervo, que incluía colecciones de geología, botánica, paleontología y arqueología, era considerado uno de los museos más importantes de América del Sur.