Los duques de Sussex no quieren perderse el Jubileo de Platino de Isabel II en 2022


Fuentes del palacio afirmaron que Harry y Meghan Markle quieren asistir a las celebraciones en honor a su abuela, lo que podría ser un caos para los organizadores.

El príncipe Harry, que ha renunciado como miembro activo de la familia real británica, parece decidido a presenciar los festejos por el 70 aniversario de reinado de su abuela, la reina Isabel II, en 2022.

Personas cercanas al príncipe citados este lunes por la prensa británica dijeron que los organizadores podrían sufrir “un enorme dolor de cabeza” al tratar de decidir qué hacer con Harry y su esposa, la duquesa de Sussex, durante los festejos.

La reina Isabel II cumplirá 70 años de reinado (Jubileo de Platino) el 6 de febrero del próximo año, pero los planes consisten en una serie de eventos conmemorativos durante cuatro días entre el 2 y el 5 de junio de 2022.

El secretario de Cultura, Oliver Dowden, describió los planes como un “momento verdaderamente histórico” para la nación y dijo que la monarca, de 94 años, se merece una “celebración para el recuerdo”. Para ello habrá cuatro días de feriado nacional.

Los miembros principales de la familia real británica asistirán a una serie de eventos que prometen ser “espectaculares” en Londres y otras ciudades que mostrarán el impacto de la reina en Gran Bretaña y el mundo.

El duque y la duquesa de Sussex, Harry y Meghan, están esperando a su segundo hijo, el cual se convertirá en el hermano menor de Archie.

Una fuente del palacio de Buckingham dijo: “Harry quiere estar allí. Ya me está causando dolor de cabeza y va a ser muy incómodo. ¿Dónde se colocarán si aparecen? ¿A qué eventos pueden asistir? ¿Los pondremos en el balcón del Palacio de Buckingham?”

“Esta es una celebración por los 70 años de servicio de la Reina a la nación y no debe ser eclipsada. Ahora hay muchas preguntas sobre qué hacer con Harry y Meghan”, dijo la fuente al diario The Sun.

Por lo pronto, se espera que el príncipe Harry asista el próximo 1 de julio a la inauguración de una estatua de su madre, la fallecida princesa Diana, en los jardines del palacio de Buckingham.

Harry se ha comprometido a asistir a la inauguración con su hermano mayor, el príncipe Guillermo, a pesar de las preocupaciones sobre el embarazo de su esposa y las restricciones de viaje de Covid.