Los guardias de la princesa Latifa hicieron todo lo posible para “romper su espíritu”, dice un abogado

La princesa Latifa acusó a su padre, el Emir de Dubai, de encarcelarla durante tres años en 2002, cuando también intentó escapar, y nuevamente en 2018.

No se ha sabido nada de la princesa de Dubai, que dice que está retenida por su padre, el emir, en seis meses, lo que plantea preocupaciones sobre su salud y bienestar.

Los guardias armados de la princesa Latifa en Dubai dejaron una bolsa con hojas de afeitar en su habitación y le entregaron un cronómetro electrónico para registrar cada día que pasaba en su “villa de la cárcel” en un intento por “quebrar su espíritu”.

La Embajada de los Emiratos Árabes Unidos en Londres dijo que Latifa está siendo atendida en casa, apoyada por su familia y personal médico”.

Así lo aseguró el abogado británico de la princesa Latifa Al-Makhtoum, David Haigh, en declaraciones al periódico The Sunday Express, y agregó que primero la mantuvieron cautiva en una remota cárcel del desierto llamada Al-Awir.

El abogado rebeló que actualmente la princesa de 35 años se encuentra confinada junto a un conocido lugar turístico, el hotel de siete estrellas Burj Al Arab. Allí, dijo el abogado y cofundadora de Free Latifa, la princesa podría tener que quedarse un año más, custodiada por “unos 30 policías”.

“Básicamente soy un rehén”, dijo la princesa

La princesa Latifa, de 35 años, hija de Mohamed bin Rashid al Makhtoum, afirma estar privada de su libertad desde 2018.

A principios de esta semana, la princesa Latifa lanzó un video, transmitido por la BBC, en el que describió en detalle cómo su dramático intento de escapar en 2018 a la costa oeste de la India a través de Omán fracasó, ya que, según los informes, fue rastreada y capturada por los comandos de su padre.

En el video, Latifa acusó al jeque de encarcelarla durante tres años en 2002, cuando también intentó escapar, y nuevamente en 2018. “Soy un rehén. Y esta villa se ha convertido en cárcel. Todas las ventanas están cerradas con rejas”, dijo en el sincero video, señalando que teme por su vida.

El secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Dominic Raab, intervino en el asunto y exigió al emir de Dubai que proporcionara pruebas de su hija Latifa

Hay cinco policías afuera y dos mujeres policía adentro. Ni siquiera puedo salir a tomar aire fresco. Así que básicamente soy un rehén”, continuó la princesa.

La princesa Latifa “está siendo atendida en su casa”, dijo de inmediato la familia gobernante de Dubai después de que, esta misma semana, el gobierno del Reino Unido, las organizaciones Amnistía Internacional y HRW y la ONU exigieron respuestas del gobierno de los Emiratos Árabes Unidos.

La Embajada de los Emiratos Árabes Unidos en Londres dijo, citando a la familia real, que “su Alteza está siendo atendida en casa, apoyada por su familia y personal médico”, y agregó que el video de la princesa que circuló anteriormente en los medios y su presunta la situación “no reflejaba la situación real”.

Aparentemente se le niega asistencia médica

El abogado pasó a detallar cómo tuvo que llamar al NHS 111 para pedir consejo después de que accidentalmente se enteró de que la princesa Latifa, que dejó de responder a los mensajes de texto de sus amigos hace seis meses, se sintió mal el año pasado debido a la sospecha de coronavirus, pero aparentemente se le negó asistencia médica.

Los comentarios se produjeron después de que la mejor amiga de Latifa, la finlandesa Tina Jauhiainen, desestimó las afirmaciones de la familia real de Dubai de que la princesa estaba siendo “cuidada en casa”, acusándolos de encarcelarla.

Liz Throssell, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, pidió a los Emiratos Árabes Unidos pruebas de que la princesa estaba sana y salva.

La mujer dijo que estaba acompañando a la princesa durante su intento de escapar en 2018, insistiendo en que Latifa ahora está en cautiverio.

“Es ridículo que su familia piense que pueden emitir este tipo de declaraciones y no proporcionar una prueba real de vida. Estoy sorprendida y molesta de que esta sea su respuesta oficial ”, compartió Jauhiainen, y dijo que le encantaría ver a los turistas“ boicotear Dubai ”en venganza.