Consideran a la princesa Ana la heredera ideal de los cargos militares que deja el duque de Sussex

Ana de Inglaterra está asociada con 65 organizaciones militares y actualmente es Comandante en Jefe de Mujeres de la Royal Navy.

La hija de Isabel II está “lista para asumir el control” y suceder al príncipe Harry como Capitán General de los Royal Marines, lo que la convierte en la primera mujer en ocupar ese rol.

La princesa Ana de Inglaterra estaría lista para asumir el cargo que su sobrino, el príncipe Harry, dejó vacante en los Royal Marines.

La prensa británica indica que la hija de la reina Isabel II podría convertirse en la primera capitana general femenina después de que el duque de Sussex fuera despojado de sus cargos militar este viernes.

Según fuentes citadas por el diario The Daily Mail, el príncipe Guillermo, hermano mayor de Harry, había sido inicialmente propuesto para ocupar los cargos, ya que la declaración pública del Palacio de Buckingham dijo este viernes en que estos serían entregados a “miembros trabajadores de la familia real”.

Sin embargo, una fuente militar le dijo al diario The Times que la Princesa Real ahora se ha convertido en la “opción menos controvertida” para el papel, que anteriormente ocupaba su padre, el duque de Edimburgo. “No va a causar problemas ni escándalos … no sería justo quitárselo a un hermano y dárselo al otro”, dijo.

La fuente insistió en que la princesa Ana, de 70 años, es “muy querida” por los marines británicos. Ya está asociada con 65 organizaciones militares y actualmente es Comandante en Jefe de Mujeres de la Armada Real (Royal Navy).

Además, la princesa Ana ocupa los cargos de Coronel Real del 6º Batallón del Regimiento Real de Escocia, Comodoro en Jefe de la fuerza naval de Canadá y Coronel Real Honorario del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Universidades de la Ciudad de Edimburgo, entre otros.

La princesa también es patrocinadora del proyecto The Battle of the Atlantic Memorial en Liverpool, Camp Hill Veterans Services, que ayuda a los veteranos canadienses en reconocimiento de sus servicios a su país, y el Museo Nacional de la Armada Real británica.

El viernes 19 de febrero, la reina Isabel II anunció que el príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex, no regresarán al nucleo trabajador de la familia real y que serían despojados de todos los roles militares honorarios y patrocinios reales.

El Palacio de Buckingham dijo que su decisión significaba que “no es posible continuar con las responsabilidades y deberes que conlleva una vida de servicio público”.

“Los nombramientos militares honorarios y los patrocinios reales en poder del Duque y la Duquesa serán devueltos a Su Majestad, antes de ser redistribuidos entre los miembros trabajadores de la Familia Real”, anunció el palacio.