Megxit definitivo: príncipe Harry pierde sus cargos militares al consumarse la ruptura con la familia real

El príncipe Harry, duque de Sussex, quiere retener sus títulos militares honorarios y pasar más tiempo en el Reino Unido, según un informe.

El príncipe Harry de Inglaterra perderá sus cargos honorarios militares y el patrocinio de numerosas organizaciones de beneficencia después de que el palacio de Buckingham confirmara que él y su esposa, Meghan Markle, se retiran definitivamente de sus obligaciones.

Harry, de 36 años, perderá sus títulos militares, concretamente en los Royal Marines a los que está muy vinculado tras haber realizado una misión en Afganistán que le hizo madurar y dejar de lado su reputación de ‘rebelde’.

Cuáles son los cargos que perderán los duques de Sussex

El príncipe Harry dejará de ser Capitán General de los Royal Marines, Comandante Honorario de la Fuerza Aérea de la Base Real de la Fuerza Aérea Honington y Comodoro Honorario en Jefe de Buceo y Buques Pequeños de los Comandos Navales Reales. Además, perderá su función representativa en la federación de rugby.

Meghan Markle, exactriz, renunciará a títulos de orden caritativo, por ejemplo dentro del Teatro Nacional de Londres o en instituciones de la Commonwealth.

“Como lo muestra su trabajo desde hace un año, el duque y la duquesa siguen muy apegados a su deber y su servicio en el Reino Unido y en el resto del mundo y han seguido apoyando a las organizaciones que representan, independientemente de cuál sea su papel oficial”, reaccionó un portavoz de la pareja.

Deseosos de ser más independientes y libres financieramente y de protegerse de la presión mediática, la pareja había provocado un verdadero terremoto el año pasado al anunciar que deseaban poner distancia con la familia real y sus deberes oficiales.

“Todos están tristes” tras la decisión de Isabel II

El príncipe Harry se casó en 2018 con la actriz Meghan Markle.

Su decisión entró en vigor el 31 de mazo y tenía que ser revisada al cabo de un año. Pero no ha hecho falta esperar que termine el plazo y la reina Isabel II anunció este viernes su decisión, que golpea especialmente a su nieto Enrique.

“El duque y la duquesa de Sussex confirmaron a Su Majestad que no volverán a ser miembros activos de la familia real”, dijo el palacio en un comunicado.

“Tras conversar con el duque, la reina escribió para confirmar que, al renunciar a sus obligaciones vinculadas a su pertenencia a la casa real, no es posible seguir ejerciendo responsabilidades y deberes vinculados con una vida de servicio público”, agrega el texto. Por tanto, los títulos serán devueltos y repartidos entre otros miembros de la familia.

“Aunque todos están tristes por su decisión, el duque y la duquesa siguen siendo miembros muy queridos de la familia real”, concluye el comunicado. Para Angela Levin, autora de un libro sobre Enrique, la reina quiere verse representada “por gente dedicada a la causa y con un elevado sentido del deber” y “ha sentido que no puede alargar esta situación”.