Cómo es el “hospital de reyes” que atiende al príncipe Felipe de Inglaterra

Hospital King Edward VII, que se describe a sí mismo como “el principal hospital privado de Londres”.

Durante muchos años, el King Edward VII Hospital, de Marylebone, ha cuidado de la salud de un grupo muy selecto de pacientes: la familia real.

Ubicado en una calle discreta de Marylebone, Londres, hay un hospital cuyo edificio exuda una sutil grandeza, pero no lo suficiente como para llamar la atención. Sin embargo, este no es un hospital cualquiera: se trata del Hospital King Edward VII, que se describe a sí mismo como “el principal hospital privado de Londres” y durante décadas ha atendido a los miembros de la familia real beiránica.

El duque de Edimburgo, de 99 años, “fue internado en el hospital King Edward VII el martes por la noche”, dijo el palacio.

Es allí donde el príncipe Felipe, duque de Edimburgo y esposo de la reina Isabel II, se encuentra internado tras sufrir un malestar en el Castillo de Windsor. Allí también la monarca se sometió a una cirugía de rodilla, al príncipe Carlos le extirparon una hernia y es el hospital donde la duquesa de Cambridge fue tratada por náuseas matutinas durante sus embarazos. La princesa Margarita también murió en este edificio.

El hospital se estableció en 1899 para tratar a los soldados heridos que luchan en la Segunda Guerra Bóer. Más de un siglo después, todavía está abierto al personal del ejército británico que recibe un 20% de descuento en tratamientos o puede solicitar subvenciones para cubrir el costo total. Compuesto por sólo 56 camas y con más de cuatro enfermeras para cada paciente, el Hospital King Edward VII promete “atención dedicada e individualizada”.

¿Qué hace al Hospital King Edward VII tan especial?

  • La recepción es apropiadamente elegante. Las vidrieras y una chimenea ofrecen el telón de fondo, mientras que una recepcionista vestida con chaleco y corbata admite pacientes y visitantes.
  • Posee una biblioteca bien surtida, que se vería más apropiada en un club de miembros privado que en un hospital. En 1963, la sala fue el lugar de la renuncia del primer ministro Harold MacMillan a la reina Isabel II.
  • El centro de fisioterapia ofrece pilates, acupuntura, masajes deportivos y mucho más. La piscina de hidroterapia especialmente diseñada por el rey Eduardo VII es una de las pocas en Londres: se calienta a unos cómodos 34 grados centígrados.
  • El hospital cuenta con una proporción de enfermeras por paciente de 1: 4,5, por lo que los pacientes reciben “atención dedicada e individualizada”. Todas las habitaciones tienen aire acondicionado, ducha a ras de suelo, TV de pared y servicio de habitaciones.
  • El menú del restaurante puede incluir pescado sostenible y capturado de forma ética, procedente de Devon y Cornwall, así como salmón ahumado Argyle, mariscos y langostinos de lujo del oeste de Escocia. A los huéspedes incluso se les sirve el té de la tarde a las 15.15 hs y una bebida a las 20.15 hs.
  • Según el Financial Times, el hospital recibe unos ingresos de 347.000 libras esterlinas (casi 500.000 dólares) por cama cada año, lo que significa un ingreso total de casi 27 millones de dólares al año, sin incluir la unidad de cuidados críticos de cuatro camas.