España

El palacio negó noticias sobre el “estado grave” del rey Juan Carlos de España

Pilar Eyre, una de las periodistas que más información maneja sobre la Corona española, informó que el ex rey de España se encontraba en delicado de salud.

Pilar Eyre, una de las periodistas que más información maneja sobre la Corona española, informó que el ex rey de España se encontraba en delicado de salud.

Fuentes de la Casa del Rey aseguraron que las informaciones aparecidas en las últimas horas respecto a un deterioro en la salud del rey emérito Juan Carlosno tienen ningún fundamento”.

Unas horas antes, la periodista y biógrafa real Pilar Eyre había afirmado que el rey emérito, de 83 años, “está en estado grave y la Casa Real valora la posibilidad de su traslado a España”.

“Empeoró en las últimas semanas”

La periodista, que fue finalista del Premio Planeta 2014 y cuyo último libro se titula Yo, el rey también señaló que “sus hijas Elena y Cristina han sido, de momento, los únicos miembros de su familia que se han desplazado a Abu Dabi”.

Durante el fin de semana, el diario El Español también aseguró que el estado de salud del Rey emérito “habría empeorado en las últimas semanas”.

Sin embargo, otros periodistas que cubren la Casa Real desmienten esta información. Carlos Herrera de la radio Cope aseguró que “será otro rey porque con el que yo he hablado esta madrugada, se encuentra bien”.

“Extraordinariamente bien”

Juan Carlos, rey emérito de España.

Yo he hablado esta mañana y está extraordinariamente bien de salud. He contactado con él para saber si su Majestad estaba enfermo y él mismo me ha dicho que estaba como un oso”, señaló Herrera.

“La voz exultante que yo he escuchado no era la de un enfermo terminal o la de un enfermo encerrado en un hospital o en la UCI. La propia Casa Real ha contactado para saber si esto era así”, agregó.

El rey Juan Carlos abandonó España a principios de agosto rumbo a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece hasta ahora.

A principios de enero salió a la luz una foto en la que se le veía caminando con la ayuda de dos escoltas, lo que generó especulaciones sobre un deterioro en su estado de salud.

Su salida de España vino precedida de la decisión de Felipe VI de retirarle su asignación personal como miembro de la Familia Real el 15 de marzo, cuando también anunció que había renunciado a cualquier posible herencia que le pudiera dejar su padre cuyo origen pudiera “no estar en consonancia con la legalidad”.