Emperadores de Japón se reunirán virtualmente con sobrevivientes del desastre de Fukushima

El emperador Naruhito de Japón y su esposa, la emperatriz Masako.

En marzo se cumplirán 10 años del terremoto y tsunami que azotaron el noreste de Japón, pero la pandemia impide a Naruhito y Masako viajar a la región.

El emperador Naruhito de Japón y su esposa, la emperatriz Masako, homenajearán a las víctimas del terremoto y tsunami de 2011 a través de videollamadas, ya que la pandemia de coronavirus les dificulta visitar el noreste de Japón, dijo una fuente de la Agencia de la Casa Imperial.

Los monarcas han expresado su deseo de hablar con las personas afectadas por el desastre a pesar de la epidemia del coronavirus”, informó el sitio de noticias Nippon.

Las reuniones online con sobrevivientes de las tres prefecturas japonesas más afectadas por el desastre, Iwate, Miyagi y Fukushima, comenzarán el martes de cara al décimo aniversario del desastre el próximo 11 de marzo.

Se espera que el emperador y la emperatriz, que visitaron la región cuando herederos del Trono, oren por las víctimas y ofrezcan palabras de aliento a los supervivientes, dijo la casa imperial citada por Japan Today.

Si el gobierno celebra una ceremonia el 11 de marzo para conmemorar el décimo aniversario del desastre a pesar de la situación del virus, Naruhito y Masako planean asistir, según la misma fuente.

El emperador Akihito, quien abdicó en 2019, y la emperatriz Michiko realizaron visitas frecuentes a la región afectada por el desastre de Fukishima, y en múltiples ocasiones oraron por las víctimas de la tragedia, que derivó en una crisis nuclear.

Los homenajes imperiales comienzan una semana antes del inicio de la campaña de vacunación contra el covid-19 después de que el país haya acordado con tres grandes compañías farmacéuticas para disponer de dosis suficientes para su población de casi 126 millones.

Hasta ahora, Japón sufrió menos que otros países la pandemia de Covid con solo 6.500 muertos oficialmente registrados desde enero de 2020. Sin embargo, una nueva ola de contagios llevó a las autoridades a instaurar a comienzos de enero un nuevo estado de emergencia en varias regiones.