Richard Fitzwilliam: “Si un proyecto de ley involucra a la reina, se la invita a dar su consentimiento”

The Guardian publicó un artículo la semana pasada donde alegaba que la reina Isabel II presionó al gobierno para implementar cambios en al menos cuatro borradores para ocultar su patrimonio privado a los ciudadanos. Pero, ¿qué hay realmente detrás de la historia?

El experto de la realeza afirma que lo revelado por The Guardian es “un procedimiento parlamentario” que “no va contra de la posición constitucional de la reina”.

Después de que un diario británico publicara un artículo donde alegaba que la reina Isabel II “presionó” al gobierno para implementar cambios en al menos cuatro proyectos de ley para ocultar su patrimonio privado a los ciudadanos, un experto real aseguró que se trata de un procedimiento “de cortesía” y que “si un proyecto de ley involucra asuntos reales”, el gobierno “invita a la reina a dar su consentimiento”.

“Es un procedimiento parlamentario, un procedimiento parlamentario arcano. Sin embargo, se trata de un proyecto de ley que afectará a la corona. Si un proyecto de ley afecta a la reina, se invitaría a la reina a aprobarlo. Es más una cortesía que cualquier otra cosa”, dijo Richard Fitzwilliams, comentarista de la realeza, a la agencia Sputnik. Agregó que no cree que la popularidad de la reina se vea afectada.

Lo que sucedió en 1973 “es muy diferente del Asentimiento Real, que es cuando el monarca realmente da su consentimiento a un proyecto de ley”, dijo el experto, quien afirma que en lo revelado por el diario The Guardianno hay nada particularmente extraño”.

La ley aprobada no contenía las objeciones de la reina

“El número de proyectos de ley puede parecer sensacional en un titular, pero en realidad los hechos son considerablemente menos dramáticos de lo que dice el periódico. Quiero decir, el único punto de interés en particular fue el proyecto de ley de empresas de 1973; me parece una mala idea saber dónde se invierte el dinero de la reina”, explicó el experto.

“El secretario privado de la reina estuvo involucrado en representaciones, representaciones privadas sobre el proyecto de ley. Pero me pareció que era una mala factura. Se trataba de un proyecto de ley, porque el proyecto de ley real, cuando se convirtió en ley, no contenía lo que supuestamente objetó el secretario privado de la reina”, agregó.

“No va en contra de la posición constitucional de la reina”

Fitzwilliam afirmó que no ve “que esto vaya en contra de la posición constitucional de la reina, que está por encima de la política”. Isabel II es “políticamente neutral”.

“Cualquier participación en la ley es puramente formal y, como saben, el Palacio de Buckingham emitió una declaración. Pero esa es mi opinión al respecto. The Guardian es un periódico anti-monárquico. Están inventando esto para que sea una conspiración. No creo que lo sea”, agregó el experto.

Richard Fitzwilliams afirmó que “The Guardian es un periódico que tiende a ser leído por la élite de izquierda” y que “no es probable” que el informe afecte la percepción pública de la reina y la monarquía.

“He seguido las encuestas durante muchos años. La reina siempre ha tenido un índice de aprobación muy alto. El punto a señalar es que Republic, que es la organización que quiere abolir la monarquía, ha obtenido constantemente alrededor del 20 por ciento de encuestas”.